Obama asume el difícil reto de revisar deportaciones sin violar la ley

EEUU INMIGRACIÓN

El presidente estadounidense Barack Obama. EFE
El presidente estadounidense Barack Obama. EFE

— El presidente Barack Obama ha decidido asumir el difícil reto de revisar la política de deportaciones de indocumentados, que han alcanzado cifras récord durante su mandato, sin violar las leyes actuales y en espera de que el Congreso apruebe una reforma migratoria.

"No hay una solución aquí que no incluya una legislación", quiso aclarar hoy en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, quien apuntó que por eso es "tan importante" que el Congreso apruebe una reforma migratoria cuanto antes.

Según el portavoz, lo que Obama ha pedido a su secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, es llevar a cabo "una revisión" de las políticas de deportación, para asegurarse de que "dentro de los límites de la ley" se ejecutan "de la forma más humana posible".

Carney detalló que lo que el Gobierno de Obama ha buscado siempre es "asegurar que las personas con antecedentes penales y condenas son una prioridad cuando se trata de la detención y la deportación".

"No hay ninguna acción ejecutiva que este presidente o cualquier otro presidente pueda tomar que vaya a arreglar nuestro sistema de inmigración en la forma en que debe hacerse", enfatizó.

Su política de deportaciones le ha valido a Obama duras críticas por parte de la comunidad hispana, cuyo apoyo ha sido clave en sus dos campañas presidenciales y lo será también para los demócratas en las legislativas del próximo noviembre, en las que buscan mantener el control del Senado y recuperar la Cámara de Representantes, hoy en manos republicanas.

Con unas 1.000 deportaciones por día y una cifra ya cercana a los dos millones en cinco años, casi la misma que se registró en los ocho años de mandato del republicano George W. Bush, el descontento ha ido creciendo.

Una de las reprimendas más duras vino de parte de una de las líderes hispanas más importantes del país, la presidenta del Consejo Nacional de La Raza, Janet Murguía, quien tachó recientemente a Obama de "deportador en jefe".

"Nosotros lo consideramos el presidente de la deportación, o el deportador en jefe ('deporterinchief')", sentenció Murguía.

En respuesta, Obama se autoproclamó "campeón en jefe" por una reforma migratoria integral, durante un foro organizado por medios hispanos para hablar de su reforma sanitaria y en el que el presidente se vio acorralado por los ataques a su política de deportaciones.

Por su parte, el Caucus Hispano del Congreso estaba preparando una resolución de rechazo a las deportaciones y para pedir a Obama que actúe para reducir las cifras récord.

Los legisladores han decidido parar de momento esa resolución tras la reunión que tuvieron este jueves con Obama y después de la cual la Casa Blanca anunció la instrucción dada al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para revisar la política de deportaciones.

Asimismo, el presidente se reunió hoy durante casi dos horas con representantes de organizaciones que "apoyan" una reforma migratoria "bipartidista", según la Casa Blanca.

El Senado aprobó en junio pasado un proyecto de ley para una reforma migratoria que refuerza la seguridad fronteriza e incluye un camino a la ciudadanía para los indocumentados.

Los republicanos presentaron por su parte a finales de enero sus principios para lograr esa reforma, que solo contemplan una garantía de ciudadanía para los "dreamers", como se conoce a los jóvenes estudiantes o miembros de las Fuerzas Armadas que llegaron a Estados Unidos indocumentados junto con sus padres cuando eran niños.

Obama sugirió recientemente que podría aceptar un acuerdo sobre la reforma migratoria que no incluya una vía especial a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados siempre y cuando, una vez legalizado su estatus, puedan optar a ella por los caminos usuales.

Pero el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, ha insinuado que será difícil aprobar la reforma migratoria este año, con el argumento de que uno de los grandes obstáculos es la "falta de confianza" en Obama entre sus colegas en el Congreso.

 
-

Comentarios

Sea pertinente, respetuoso, honesto, discreto y responsable. Términos completos