Pruebas ADN confirman restos hallados son los del niño autista Avonte Oquendo

EEUU SUCESOS

Vanessa Fontaine, madre de Avonte Oquendo, un joven autista de 14 años que desapareció el pasado 11 de octubre de 2013 en Queens, Nueva York. EFE/Archivo
Vanessa Fontaine, madre de Avonte Oquendo, un joven autista de 14 años que desapareció el pasado 11 de octubre de 2013 en Queens, Nueva York. EFE/Archivo

— La oficina forense de la ciudad de Nueva York confirmó que los restos hallados la pasada semana en una playa del condado de Queens son los del niño autista Avonte Oquendo, cuya desaparición el pasado octubre movilizó a cientos de voluntarios tras su búsqueda.

"La oficina del médico forense de la ciudad puede confirmar que los restos encontrados son los Avonte Oquendo", dijo a Efe su portavoz, Julie Bolcer.

Bolcer agregó que ese departamento continúa el análisis de los restos del niño de 14 años, que fue visto por última vez cuando salía de su escuela el 4 de octubre en el barrio de Long Island City, en Queens, y desde entonces sus padres, otros familiares, vecinos y voluntarios lo buscaron sin descanso.

En las estaciones del metro y otras zonas de la ciudad, sobre todo en Queens, se pueden ver aún carteles y pasquines con la imagen del menor, quien no podía comunicarse debido a su autismo y que medía 5,3 pies de altura y pesaba 125 libras.

En las líneas del metro los pasajeros escuchaban el mensaje sobre el niño desaparecido así como leer la información en las pantallas que anunciaban las llegadas de los trenes.

El pasado viernes, el hallazgo de restos humanos volvió a captar la atención de los neoyorquinos sobre el niño autista porque los pantalones tejanos azules y las zapatillas de la marca Nike Air Jordan eran de su talla y eran las que vestía cuando desapareció.

Poco después del hallazgo de un brazo y unas piernas junto a las rocas en la playa la madre del menor, Vanessa Fontaine, acudió a la oficina del forense para las pruebas de ADN de rigor, que hoy finalmente confirmaron se tratan de su hijo.

Tras confirmarse la información, la directora del Departamento de Educación, Carmen Fariña, divulgó un comunicado en el extiende sus condolencias a la familia del niño y asegura que las escuelas están "de luto" porque perder a un hijo "es la peor pesadilla de un padre".

"No puedo imaginar la pena que la familia Avonte debe estar pasando", indicó y agregó que está decidida a hacer todo lo posible para prevenir que incidentes como éste no vuelvan a ocurrir.

Destacó que como muchos neoyorquinos esperaba que Avonte fuera encontrado sano y salvo "y ahora estoy entre los muchos con el corazón roto con la noticia".