Empresarios y legisladores de Illinois discuten reforma migratoria

REFORMA MIGRATORIA

El legislador demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez. EFE/archivo
El legislador demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez. EFE/archivo

— El congresista demócrata, Luis Gutiérrez; el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel y legisladores republicanos manifestaron hoy el apoyo de Illinois para la aprobación este año de una reforma migratoria en el Congreso.

En una discusión organizada por el Consejo de Chicago sobre Asuntos Globales, Gutiérrez afirmó que "la reforma está viva y coleando".

El legislador indicó que trabajó "con todo el mundo dentro y fuera de Washington" para lograr que el tema sea considerado en la Cámara de Representantes.

Gutiérrez, quien preside el grupo de trabajo sobre Inmigración del Caucus Hispano del Congreso, expresó que "casi todos los funcionarios electos de Illinois", incluyendo el alcalde Emanuel, el gobernador Patrick Quinn y "casi todos los delegados del estado" en la Cámara y el Senado han convertido la reforma en un tema prioritario.

"Queremos que la nación sepa lo importante que es la reforma para Illinois, Chicago y todo el país", expresó.

De su parte, Emanuel exhortó al Congreso a actuar para "poner nuestras leyes nacionales en línea con nuestros valores nacionales".

El alcalde expresó que tanto empresarios como líderes cívicos de Illinois coinciden en que una demora en aprobar la ley "no es más una opción" y que es importante para el presidente Barack Obama y el Congreso que se apruebe la reforma este año.

El senador republicano Mark Kirk expresó por su parte que "es tiempo de aprobar una ley bipartidista", y reiteró la demanda de fortalecer la seguridad de la frontera con México.

Kirk desechó los resquemores de algunos sectores de su partido, según los cuales Obama no sería confiable en el momento de hacer cumplir las disposiciones de seguridad de la reforma.

"La cantidad de deportados en los últimos años habla por sí misma sobre el compromiso de la administración. Nunca nadie deportó tanta gente antes", señaló Kirk, haciendo eco de un argumento que manejan a menudo los demócratas.

El congresista republicano Adam Kinzinger, del distrito 16 de Illinois, admitió que sería "casi imposible" asegurar el 100 por cien de control de la frontera con México aunque se duplique la cantidad de efectivos que la patrullan.

"Pero es esencial que tengamos alguna garantía de futuro", aseveró.

Gutiérrez preguntó cuáles serían las medidas necesarias para dar seguridad a los republicanos sobre el cumplimiento de las nuevas leyes que contenga la reforma, más allá del refuerzo de la patrulla fronteriza.

"Tal vez un nuevo sistema de verificación con penas de prisión para quienes empleen a indocumentados, o una nueva tarjeta de seguro social que contenga información que la haga más confiable", señaló.

"Pero tenemos que terminar con la tragedia humana de las deportaciones y separación de familias", dijo.

En su intervención, el presidente del Consejo de Chicago sobre Asuntos Globales, Ivo Daalder, mencionó una encuesta realizada entre líderes empresariales del Medio Oeste que favorece un proyecto de ley de reforma que combine medidas estrictas de seguridad con un camino a la ciudadanía para los indocumentados.