Zimmerman asegura que aún siente miedo por posibles represalias

EEUU CRIMINALIDAD

Un grupo de activistas se manifiesta al frente de la Casa Blanca el 15 de julio de 2013, contra la absolución de George Zimmerman, el exvigilante de origen hispano que mató al joven negro Trayvon Martin en 2012, en Washington (DC, EE.UU.). EFE/Archivo
Un grupo de activistas se manifiesta al frente de la Casa Blanca el 15 de julio de 2013, contra la absolución de George Zimmerman, el exvigilante de origen hispano que mató al joven negro Trayvon Martin en 2012, en Washington (DC, EE.UU.). EFE/Archivo

— George Zimmerman, el exvigilante voluntario que fue absuelto en julio pasado de la muerte del adolescente negro desarmado Trayvon Martin, asegura que aún teme posibles represalias por lo sucedido pese a ser encontrado no culpable por la Justicia.

En una entrevista concedida al canal Univisión, que será emitida este domingo y a la que tuvo acceso Efe, Zimmerman reconoció que continúa "asustado" y que no puede hacer una vida normal.

"Todavía hay amenazas contra mí y mi familia", explicó el joven, quien además recordó que aún está abierta la investigación por parte del FBI y el Departamento de Justicia para dilucidar si sus actos quebrantaron los derechos civiles.

"Le doy gracias a Dios por cada día y trato de vivir mi vida lo máximo que puedo", agregó.

Zimmerman, de 30 años y madre peruana, fue absuelto el pasado 13 de julio luego de que un jurado de Sanford, localidad donde ocurrió el suceso, aceptara la tesis de que el exvigilante voluntario había actuado en defensa propia.

Desde su absolución, Zimmerman se ha mantenido en el ojo público. Ha sido detenido dos veces por amenazar con pistola a su esposa y luego a su novia, Samantha Shiebe. Ésta última, retiró los cargos en su contra el pasado diciembre.

Preguntado por el impacto mediático y social que tuvo el incidente que protagonizó, y que incluso desató protestas a lo largo del país, Zimmerman culpó a la prensa de haber tratado su historia con tintes "sensacionalistas".

"Por la manera que pintaron la historia, la manera que ellos querían pintarlo para hacerlo más sensacionalista. (...) No creo que eso (el impacto mediático) fuese consecuencia de lo que pasó esa noche porque obviamente usted puede ver los números en las estadísticas de cuántas veces eso pasa en Estados Unidos y cuántos" casos no tienen la cobertura informativa que tuvo el mío, consideró el joven.

El exvigilante relató en la entrevista algunos detalles de lo ocurrido en febrero de 2012, cuando murió Martin, aunque omitió otros en virtud de la investigación en curso.

Zimmerman rechazó en cualquier caso ser una persona "racista" y relató cómo el adolescente le golpeó y amenazó de muerte en el enfrentamiento que tuvieron ambos en su vecindario.

El exvigilante voluntario dijo estar completamente seguro de que si no hubiera disparado a Martin, el chico hubiera acabado con su vida, o bien con su propia arma o a golpes.

"En mi mente y entre Dios y yo, (...) sé que si no hubiese actuado de la manera que yo actué, yo no estaría aquí", sentenció.