Chula Vista: Policía enfatiza conciencia del fraude

— ¿Cómo sabes que te están engañado? Cuando en inglés nos referimos al “término ‘con’ (por estafa) es abreviatura de convincentes”, dijo el detective de la policía de Chula Vista David Padilla.

Padilla y otras personas de organizaciones locales informaron el miércoles pasado a cerca de 30 residentes de Chula Vista en el Norman Park Senior Center sobre estafas actuales con la esperanza de que no se conviertan en víctimas.

Durante la presentación, Padilla, con la Unidad de Investigaciones Criminales, informó a la multitud en su mayoría de la tercera edad, que son los más vulnerables.

“Los estafadores a menudo juegan con la buena voluntad de las personas mayores para ayudar a los demás”, dijo. “Los delincuentes suelen contactar a las personas de la tercera edad para solicitarles donaciones a instituciones de beneficencia u organizaciones religiosas que no existen”.

Un dato sorprendente que dio Padilla fue que los apostadores y drogadictos no son las únicas personas que podrían tratar de lograr una estafa. Los sospechosos también incluyen familiares y amigos. “Cuando una persona está en extrema necesidad... la gente va a robar”, dijo Padilla. Anabel Kuykendall, dedicada a divulgación y educación con Aging and Independence Services, estuvo de acuerdo.

“Si no son sus parientes, por lo general están en una posición de confianza”, dijo.

Las estafas incluyen robo de identidad, falsificación, falsificación de efectivo, malversación de fondos y bienes raíces, verificación y fraude con tarjetas de crédito.

La definición básica de fraude es engañar deliberadamente a la víctima con la promesa de bienes y servicios a través de la tergiversación.

“Recibimos cerca de mil casos (de estafa financiera) al mes”, dijo Padilla. “Algunos de esos son muy complejos y requieren mucho tiempo. Incluso si encontramos a la persona, su detención y condena no siempre te devuelve tu dinero”. Padilla dijo que el fraude es muy popular debido a la internet. “La gente ni siquiera tiene que salir de su casa para cometer fraude”, dijo. “Te pueden robar grandes sumas de dinero de forma rápida y sencilla y hay un bajo riesgo de detención. El internet les ayuda a conectar los puntos. El robo de identidad es toda persona que voluntariamente obtiene información de identificación personal, incluyendo nombre, número de Seguro Social, fecha de nacimiento, dirección, incluso un nombre de empresa y utiliza esa información para cualquier propósito ilegal...”.

Formas de prevenir el robo de identidad incluyen triturar tu correo, de preferencia con una trituradora de papel de corte transversal, nunca poner el correo en el buzón después de que ya se haya recogido ese día, nunca dar información personal por teléfono o a través de correo electrónico y proteger las computadoras con software antivirus.

Padilla también dijo ser mejor usar una tarjeta de crédito o dinero en efectivo en lugar de una tarjeta de débito para hacer compras porque hay más protecciones.

“Si usas una tarjeta de crédito (y alguien intenta una estafa), eso dinero es de Visa, no mío”, dijo. “En mi opinión, los delitos financieros están en aumento.

Esto es principalmente porque son muy lucrativos para los delincuentes”.

Padilla dijo que una estafa común es la clonación de tarjetas, que es robar la información del titular de la tarjeta sin tener que sacar la tarjeta, lo que permite al ladrón hacer varias transacciones antes de que la víctima se dé cuenta. Otra estafa que se dirige a personas mayores es la estafa de la lotería. “Si no entraste a la lotería canadiense, no ganaste la lotería canadiense”, dijo Padilla. “Ellos siempre te dicen que has ganado algo o vas a ganar algo, pero que estás obligado a enviar el dinero para cubrir los impuestos o cuotas de tramitación”. El problema es que le piden a la víctima potencial que envíe dinero primero antes de poder reclamar el premio.

“Si es gratis ¿por qué tienes que enviar el dinero?”, dijo Padilla.

Otra estafa común es el “nieto que necesita ayuda” a través de una estafa de transferencia de dinero. “Esto le pasó a mi madre”, dijo Padilla. “Un hombre llamó diciéndole: ‘Abuela, necesito ayuda...’, pero a ella se le hizo que algo estaba mal y colgó”.

Jean Voller, de 71 años, asistió a la reunión con su marido, con quien vive en un parque de casas móviles. “Creo que todos conocemos a personas que han visto de cerca estafas financieras”, dijo. “Lo importante es que las personas que vinieron a escuchar esto lo compartan con sus vecinos”.

Para presentar una denuncia de robo de identidad, llama al (877) 438-4338.

Para reportar sospecha de abuso a ancianos o adultos dependientes, llama a Servicios de Protección para Adultos al (800) 510-2020, hay opción para español en ambos teléfonos.