El jurado no llega a un veredicto por el cargo de asesinato de un joven muerto en Florida

EEUU JUICIO

El jurado, no obstante, encontró poco antes culpable a Dunn de otros tres cargos por intento de asesinato en segundo grado, y estimó a su vez que el programador de computadoras es culpable del cargo de disparar contra un vehículo con ocupantes. EFE/Archivo
El jurado, no obstante, encontró poco antes culpable a Dunn de otros tres cargos por intento de asesinato en segundo grado, y estimó a su vez que el programador de computadoras es culpable del cargo de disparar contra un vehículo con ocupantes. EFE/Archivo

— Un juez de Florida declaró hoy nulo el juicio por asesinato en primer grado contra Michael Dunn, acusado de la muerte a tiros del adolescente negro Jordan Davis, luego de que el jurado no alcanzará un veredicto unánime sobre este cargo tras más de 30 horas de deliberaciones.

El jurado, no obstante, encontró culpable a Dunn de otros tres cargos por intento de asesinato en segundo grado, además de disparar contra un vehículo con ocupantes.

La fiscalía tendrá ahora que decidir si es que vuelve a procesar por la acusación de asesinato en primer grado a Dunn, un programador de computadoras y coleccionista de armas que fue llevado a juicio tras disparar el 23 de noviembre de 2012 contra Jordan Davis por tener la música alta en su automóvil, lo que ocasionó la muerte el adolescente negro desarmado.

El juez Russell Healey señaló en la sesión de hoy que la corte se reunirá nuevamente en marzo para decidir la fecha de sentencia de Dunn, quien tras ser hallado culpable por los cuatro cargos podría enfrentar una sentencia de hasta 75 años de cárcel.

El juez había ordenado previamente al jurado, compuesto por ocho personas de raza blanca, tres negros, un asiático y un hispano, a deliberar hasta alcanzar un consenso sobre el cargo principal de asesinato que pesa contra Michael Dunn, de 47 años, lo que finalmente no se logró.

Michael D. Dunn, admitió durante el juicio que mató al adolescente negro Jordan Davis, de 17 años, pero sostuvo en todo momento que disparó en defensa propia porque temió por su vida.

Según se refleja en los documentos oficiales, la noche del 23 de noviembre de 2012, un día después de Acción de Gracias, Davis estaba sentado en la parte trasera de la camioneta escuchando música junto a dos de sus amigos, Leland Bruson y Tevin Thompson, mientras esperaban a un tercero que había entrado a una gasolinera de Jacksonville a comprar cigarrillos y goma de mascar.

Dunn, tras aparcar su vehículo al lado, se sintió incómodo por la música rap que el grupo escuchaba a todo volumen y les pidió que lo bajasen. Tevin Thompson, quien viajaba en el asiento delantero del pasajero, bajó el volumen de la radio para subirla casi de inmediato a requerimiento de Davis, que no "le gustó que le dijeran lo que tenía que hacer", destapándose así unas "bombas de insultos" entre Dunn y Davis.

Acto seguido, según la Policía, Dunn sacó su arma y disparó al menos ocho veces contra el vehículo hiriendo mortalmente a Davis en las piernas y el hígado.

"Mi coche vibraba, los espejos retrovisores vibraban y no podía aguantar el volumen y cortesmente les pedí que lo bajaran", declaró Dunn ante el jurado, y señaló que fue el joven quien propició la discusión.

"Me gritó, me insultó, y yo temí por mi vida y sólo me defendí", agregó el coleccionista de armas, y quien en una carta que publicó por internet describió la música que escuchaban los adolescentes como "música de matones".

En el proceso judicial, que se celebró en una corte de Jacksonville y transmitido en vivo a través de internet, la fiscal Erin Wolfson reiteró al jurado que Davis no estaba armado.

"Dunn abrió la guantera del coche, sacó la pistola, con sus dos manos la desenfundó, luego se volteó y se arregló para tener un mejor blanco de Davis y le disparó nueve veces", reiteró la fiscal.

Al final de la sesión de hoy, el juez advirtió al jurado que la ley de mordaza a la que estaban sujetos quedaba sin efecto, así como la confidencialidad de sus identidades, al tiempo que agradeció su trabajo y esfuerzo cívico por participar en el jurado.

"Nunca había visto un jurado así", destacó el juez, quien puso de relieve que los miembros del jurado "trabajaron duro para alcanzar un veredicto. Ellos no pidieron estar aquí, y debemos respetarlos y agradecerles que estén aquí", dijo.