La mansión donde murió Al Capone en Miami a la venta por 8,45 millones

AL CAPONE

Imagen sin fechar cedida por Prudential Douglas Elliman de la mansión del famoso gángster estadounidense Alphonse "Scarface" Capone en Miami Beach. EFE/Prudential Douglas Elliman/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS
Imagen sin fechar cedida por Prudential Douglas Elliman de la mansión del famoso gángster estadounidense Alphonse "Scarface" Capone en Miami Beach. EFE/Prudential Douglas Elliman/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

— La lujosa residencia en una isla exclusiva Miami Beach en la que vivió el famoso gángster Al Capone, y donde murió en 1947, a los 48 años, se ha puesto de nuevo a la venta por 8,45 millones de dólares.

La mansión y propiedad, de 30.000 pies cuadrados, edificada en 1922 en la exclusiva isla de Palm Beach, en la bahía de Biscayne, fue puesta a la venta por su actual dueño, una compañía estadounidense que pagó por ella hace seis meses 7,4 millones de dólares.

Según publicita hoy la web inmobiliaria Sotheby's International Realty, aunque sin mencionar que perteneció a Al Capone, la lujosa "casa de dos pisos y fachada de traza española y clásica dispone de residencia para invitados, playa privada con vistas a la bahía, siete cuartos y cinco baños".

La mansión cuenta además con hermosas palmeras, un exhuberante entorno y un embarcadero privado de cien pies de largo. Es una de las más antiguas de Miami Beach y perteneció originalmente de Clarence Busch, de la dinastía de AnhueserBusch, que en su día controló la mayor compañía cervecera del mundo.

En 1928, Busch vendió la residencia al gángster por 40.000 dólares, poco antes de que éste fuera atrapado por las autoridades estadounidenses, que solo pudieron acusarlo de evasión de impuestos, y enviado a la prisión de Alcatraz.

Al Capone, conocido también por el apodo de "Cara cortada", falleció en esta residencia en 1947, poco después de ser puesto en libertad.

Rodeada por jardines con plantas tropicales, la mansión cuenta también con una piscina de sesenta pies de largo y es considerada una de la más grandes de la isla, además de estar ubicada frente al mar.

El arquitecto y promotor inmobiliario venezolano Luis Pons restauró la propiedad para darle de nuevo su antiguo "esplendor", manteniendo los accesorios originales de la casa.

El mafioso de Chicago amasó una fortuna con el tráfico ilegal de bebidas alcohólicas, en la época en que imperaba la llamada Ley Seca, y el juego clandestino.

Cuando vivió en Florida se le celebró un juicio por perjurio en un tribunal de Miami en julio de 1930, tras ser detenido mediante el llamado "Plan Chicago" ideado por las autoridades locales, según datos del Undécimo Circuito Judicial del estado.

La policía de Florida estaba tras sus pasos para obligarle a salir del estado.

El mafioso, que estuvo en la lista de los delincuentes más buscados de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), fue absuelto después de tres días de juicio y anunció que se trasladaría al condado de Broward, contiguo a Miami, lo que complació a los fiscales.

Después afrontó cinco cargos por perjurio en un tribunal de Chicago por acusaciones de evasión de impuestos y se le declaró culpable.

Por ese caso, Al Capone fue sentenciado a once años de cárcel, sentencia que cumplió en Alcatraz.