Charly García debuta en la literatura con "una bitácora muy Titanic"

CHARLY GARCÍA

El músico argentino Charly Garcia realiza la presentación de su libro "Lineas Paralelas" este 19 de septiembre, en Buenos Aires. EFE
El músico argentino Charly Garcia realiza la presentación de su libro "Lineas Paralelas" este 19 de septiembre, en Buenos Aires. EFE

— El músico argentino Charly García, uno de los nombres del rock más importantes de Latinoamérica, presentó hoy en Buenos Aires su debut en la literatura, "Líneas paralelas", que describió como "una bitácora muy Titanic" escrita igual que compone sus canciones.

"Líneas paralelas" es una obra de "ciencia ficción musical" que se puede adquirir a partir de hoy en las librerías.

"No quería sacar un libro, pero me lo pidieron. Primero querían una biografía y a mí me parece que todavía estoy muy joven para eso", bromeó el compositor, de 61 años, que lleva más de 40 dedicado a la música.

"Muchas de las cosas escritas a puño ni yo las entiendo, el cerebro va más rápido", dijo el músico.

"Es como si estuviera haciendo una canción, uno escribe así lo que le viene", explicó García, y añadió que no fue hasta la mitad del libro cuando por fin tuvo conciencia de que "quizás era interesante y lo podía sacar".

Las líneas paralelas son para García un artificio que explica la propia música: para que suceda tiene que haber dos, "uno que toque y uno que escuche", aunque en el medio hay un espacio que modifica ese sonido, igual que cambia el sonido de la sirena de una ambulancia según la proximidad con la que la oigas.

"El espacio, la distancia y los fenómenos físicos son muy importantes, hasta tal punto que yo veo que las líneas paralelas se juntan y todos sabemos que eso no pasa. Pero en mi obra pasa", concretó el compositor argentino.

Como si fuera una historia de amor, para el músico "las paralelas tienen ganas de tocarse pero se consuelan sabiendo que van a estar toda la vida juntas".

"Es una historia de amor, es una historia de no asfixia del espacio, de mi visión de lo que se llama arte que todavía no la comprendo como no comprendo el infinito, pero sí comprendo que sin aire no hay música", recalcó.

Precisamente en la línea de experimentación con las leyes de la física y de la acústica, el próximo proyecto de García va a ser hacer música para escuchar debajo del agua.

Antes de que eso ocurra, García tiene otro debut importante en su agenda, el que le verá ocupar con su leyenda el emblemático Teatro Colón de Buenos Aires el próximo día 23, un recital que, al igual que el libro, cree que llega "en el momento justo" de su carrera.

El rockero se confesó nervioso "porque si no estuviera nervioso haría como Kurt Cobain" y explicó que aunque sus plan inicial era tocar con una orquesta sinfónica, finalmente al revisar las partituras y ver que aquello no era lo que él quería, decidió optar por hacerse acompañar por dos cuartetos de cuerda.

La actuación, además, formará parte de una futura película.

El excéntrico músico también tuvo tiempo para reirse del músico guatemalteco Ricardo Arjona y de los raperos "que si rapean es porque nos saben cantar", para divagar sobre las "preguntas metafísicas" que planteó a Yoko Ono cuando la viuda de Lenon visitó Argentina o para hablar de su amigo Diego Maradona.

"A ego no se le puede ganar", bromeó García, y añadió: "Una vez estuvimos en el mismo salón (Mick) Jagger, Maradona y yo y explotaba el lugar".

En aquella reunión, el cantante incluso le propuso a Maradona que ya que estaba Jagger, "cantase un poquito...".

Al 'Pelusa', sin embargo, no le pareció tan divertida la idea porque García manifestó entre risas que lo tuvo que frenar "porque le quería pegar".

García está cómodo en esta posición de provocador nato. "Son excentricidades" pero ayudan a "darte cuenta de para lo que sirves y para lo que no", aseguró.

"Yo, por ejemplo, seré buen músico pero manejando soy un desastre, no puedo, choqué contra la cancha de River, con eso digo todo", contó el rockero, al que el GPS ya le parece "lo máximo".

Tras la presentación, el músico fue recibido por la mandataria argentina, Cristina Fernández, en la residencia presidencial de Olivos.

García aprovechó la ocasión para entregarle una invitación especial para su recital en el Teatro Colón, según informaron fuentes oficiales.