Aprueba Legislatura iniciativa de Lorena González en apoyo a abogado indocumentado

La asamblea de California aprobó con 60 votos a favor y 3 en contra una iniciativa de la asambleísta Lorena González de San Diego para ayudar a un abogado inmigrante no autorizado mexicano, Sergio García, a que ejerza su profesión independientemente de su condición migratoria.

La propuesta ya había sido aprobada en el Senado y ahora se encuentra en manos del gobernador Jerry Brown.

Si el gobernador firma la iniciativa en ley en las próximas semanas, la iniciativa AB 1024 permitirá que la Corte Suprema de California conceda que un abogado inmigrante ejerza en todas las cortes estatales.

El máximo tribunal en California escuchó a principios de este mes argumentos en el caso de García y tiene 90 días para tomar una decisión.

El Departamento de Justicia mantiene su prohibición de que García ejerza su profesión porque aún espera, luego de 18 años de haber presentado su solicitud, que se le acepte como residente legal en el país. La petición de residencia por parte de su padre fue presentada en 1994 y aceptada en 1995.

Mientras tanto, la iniciativa de González, la AB1024, que tiene como copatrocinadores a 14 asambleístas demócratas, fue presentada el 11 de septiembre en el Comité Judicial del Senado para enmiendas finales antes de presentarse al pleno.

“Una vez certificado por el Comité Examinador de Abogados, un solicitante que no está legalmente en los Estados Unidos pero ha cumplido con los requisitos de admisión para la práctica legal, puede ser admitido por la Corte Suprema como abogado en todas las cortes de este estado”, dice la iniciativa de González.

La propuesta de ley también está patrocinada por la bancada latina el la legislatura de California.

El presidente de los legisladores latinos, el senador Ricardo Lara, dijo a Enlace que “este proyecto de ley es fundamental para garantizar que todos los residentes, independientemente de su situación migratoria, pueden seguir ejerciendo su sueño americano”.

La iniciativa fue aprobada en la Cámara Baja o Asamblea por 73 votos a favor, ninguno en contra y seis abstenciones y ausencias, y en julio fue aprobada para la revisión que se lleva a cabo ahora en el Comité Judicial del senado.

El Departamento de Justicia solo refirió que en el caso de Sergio García aplica el Acta de Responsabilidad Personal y Reconciliación de Oportunidades de Trabajo de 1996, una ley que prohíbe beneficios a inmigrantes no autorizados y limita la asistencia que tendrían los residentes legales.

El abogado dijo a Enlace esperar que la ley le ayude pero sirva para que en el futuro la Corte Suprema ayude a quienes se encuentren en casos similares.

“Mi mayor esperanza es que sirva como efecto domino para que otros estados sigan nuestro ejemplo”, dijo García.

Solo se conoce otro caso como el de García, pero está en el estado de Florida, el de José Godínez Samperio.

García tiene 35 años y por tanto queda fuera del programa de Acción Diferida.

El inmigrante mexicano llegó a California a la edad de un año y medio y permaneció con su padre, un residente legal, hasta los nueve años; luego regresó a los 17, que fue cuando lo solicitó en residencia su padre, y ha permanecido en el norte de California desde entonces.

Apoyan a García el Comité Examinador de Abogados, el Colegio de Abogados de California y la procuradora general del estado, Kamala Harris.

Luego del Comité Judicial del Senado la propuesta de la asambleísta González pasa al pleno del senado y, de aprobarse, se entrega al gobernador Jerry Brown.

Otra legislador que apoyó la propuesta de González fue el asambleísta republicano de Oceanside, Rocky Chávez, quien declaró luego de la votación que la AB 1024 permitirá a muchas personas en California buscar el sueño americano.

Brown tiene hasta el 13 de octubre como plazo para refrendar la ley o vetarla con una explicación a la legislatura.