Senado de Puerto Rico iniciará debate sobre la marihuana el 17 de septiembre

PUERTO RICO LEGALIZACIÓN

Un hombre fuma marihuana. EFE/Archivo
Un hombre fuma marihuana. EFE/Archivo

— El Senado de Puerto Rico iniciará el próximo 17 de septiembre el debate sobre la despenalización de la posesión de hasta una onza (28 gramos) de marihuana, con dos días de vistas públicas.

"Todos los sectores deben de tener la oportunidad de expresarse sobre este importante tema en Puerto Rico", defendió hoy el senador Miguel Pereira Castillo, presidente de la Comisión de lo Jurídico, Seguridad y Veteranos del Senado, donde tendrán lugar las citadas vistas.

El propósito es enmendar el artículo 404 de la Ley de Sustancias Controladas de Puerto Rico, de 1971, y sus disposiciones en torno a la posesión de marihuana, que establece penas de hasta 5.000 dólares de multa y tres años de prisión para quien, "a sabiendas o intencionalmente, posea alguna sustancia controlada".

"Mi intención es que se genere un debate público de altura y que se consideren en el mismo los aspectos sociales y económicos que conllevaría la aprobación de este proyecto", añadió el senador en un comunicado.

La propuesta de modificación, presentada por el propio Pereira el pasado abril, apela al "contexto de las tendencias internacionales dirigidas a despenalizar el consumo de determinadas sustancias en cantidades reguladas como medida para combatir la actividad criminal relacionada con éstas".

"Estas tendencias no necesariamente implican la legalización de las sustancias controladas, sino desligar los problemas de drogodependencia y consumo del enfoque punitivo (la sanción penal)", explica la propuesta planteada.

Esta iniciativa busca "eximir a los consumidores de drogas de ser sometidos a arrestos y procesos judiciales por la simple posesión de marihuana a fines de descargar notablemente la presión a la que están sometidos los organismos de aplicación de la ley y los sistemas judicial y penitenciario".

La idea es despenalizar la posesión de hasta una onza (28 gramos) de marihuana entre todos los mayores de 21 años, así como de cantidades superiores si ésta ha sido recetada por un médico con fines terapéuticos.

De aprobarse esta iniciativa, su aplicación sería inmediata, según propone el senador, que durante su amplia carrera profesional ha sido fiscal federal por 12 años, jefe de la Policía de Puerto Rico y secretario de prisiones, entre otras responsabilidades en el ámbito público.

Según sus datos, en Puerto Rico hay al menos 300 presos por consumo de marihuana, que le cuestan al sistema unos 40.000 dólares cada año, lo que supone un total de 12 millones de dólares al año.

Otros dos legisladores de Puerto Rico, José Nadal Power y José Báez Rivera, admitieron hoy públicamente en una entrevista con la emisora WAPA haber consumido marihuana durante su juventud. Ambos son del gobernante Partido Popular Democrático (PPD), al igual que Pereira, y apuntaron que en la isla incluso podría ser que se fumara más marihuana que cigarrillos de tabaco.

La legislación que regularía el uso de la llamada marihuana "medicinal" en Puerto Rico fue presentada esta semana por los legisladores populares José Báez Rivera y Carlos Vargas Ferrer y propone crear un sistema controlado de producción legal y uso medicinal de la citada sustancia ilícita, que, según la ONU, es la más utilizada del mundo.

Su propuesta regula requisitos para consumidores, creación de dispensarios autorizados y cultivo para todo paciente con pocos recursos o sin acceso a centros de tratamiento, entre otros aspectos.

En EE.UU., los estados de Colorado y Washington ya permiten el consumo de marihuana entre mayores de 21 años; otros 18 estados y Washington DC lo han legalizado si es con fines terapéuticos, y otros estudian dar pasos en este sentido.

Igualmente países como Argentina, Australia, Bélgica, Canadá, Chile, Egipto, Holanda, México, Portugal y Uruguay también han legalizado el uso de la misma, según recuerdan los legisladores puertorriqueños en sus propuestas.