Maestros se sumarán a protesta contra la reforma energética en México

MÉXICO PROTESTAS

Maestros disidentes bloquean varias calles y la sede de la Cámara de Senadores hoy, martes 3 de septiembre de 2013, en Ciudad de México (México). Alrededor de 4.500 policías reforzaron hoy la seguridad en la sede del Senado mexicano ante la llegada de miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), contrarios a la aprobación de una ley que les afecta. EFE
Maestros disidentes bloquean varias calles y la sede de la Cámara de Senadores hoy, martes 3 de septiembre de 2013, en Ciudad de México (México). Alrededor de 4.500 policías reforzaron hoy la seguridad en la sede del Senado mexicano ante la llegada de miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), contrarios a la aprobación de una ley que les afecta. EFE

— Maestros que en las últimas semanas han realizado movilizaciones en Ciudad de México contra la aprobación de leyes educativas, anunciaron hoy que se sumarán el próximo domingo a una protesta nacional contra la reforma energética.

La sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), correspondiente al estado de oaxaca, acordó durante una asamblea continuar mañana sus protestas "en defensa de la educación pública, laica y gratuita, el empleo y el sindicalismo".

De igual manera, decidió que permanecerán hasta el domingo próximo en su campamento en el Zócalo (plaza central) capitalino, donde se espera culmine una marcha contra la reforma energética propuesta por el Gobierno, que prevé la participación privada en exploración y explotación privada a través de contratos de utilidad compartida.

Los miembros de la sección 22 decidieron que además van "a marchar en contra de la privatización de (la petrolera estatal) Pemex" el próximo domingo.

Esa movilización ha sido convocada por el político Andrés Manuel López Obrador, quien fuera candidato presidencial del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 2006 y 2012.

López Obrador rechaza las reformas constitucionales previstas en la propuesta del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, de la que asegura que tiene por objeto entregar la industria petrolera nacional a empresas extranjeras.