Cárcel a un exfiscal por causar que un inocente pasara 25 años en prisión

TEXAS JUSTICIA

Un exfiscal de distrito fue condenado a diez días de cárcel por las acusaciones que en 1987 le costaron a un ciudadano de Texas, Michael Morton, casi 25 años de prisión por un asesinato que no cometió. EFE/Archivo
Un exfiscal de distrito fue condenado a diez días de cárcel por las acusaciones que en 1987 le costaron a un ciudadano de Texas, Michael Morton, casi 25 años de prisión por un asesinato que no cometió. EFE/Archivo

— Un exfiscal de distrito fue condenado a diez días de cárcel por las acusaciones que en 1987 le costaron a un ciudadano de Texas, Michael Morton, casi 25 años de prisión por un asesinato que no cometió, informaron hoy medios locales.

Ken Anderson, que fue fiscal de distrito en el condado de Williamson, al norte de Austin, deberá pasar diez días en prisión este diciembre, perderá su licencia para ejercer la abogacía, pagará una multa y hará servicios sociales en los próximos cinco años.

El juez Kelly Moore, que lleva el caso, culpó al exfiscal de manipulación de pruebas y de asegurar al magistrado durante el juicio de 1987 no tener ninguna evidencia favorable a la defensa del acusado.

El acusado era Michael Morton, que acabaría erróneamente culpado del brutal asesinato de su mujer y que pasaría casi 25 años en la cárcel, hasta que en 2011 una prueba de ADN demostró que el crimen lo había cometido otro hombre.

"Hoy es un buen día", dijo hoy Morton después de la audiencia. "Dije que lo único que quería, como punto de partida, era sentar a Ken Anderson en el banquillo y que no ejerciera más la abogacía, y ambas cosas han sucedido y más aún".

El exfiscal Anderson fue acusado de ocultar dos pruebas básicas en la defensa de Morton, que alegó que su esposa, Christine Morton, había sido asesinada por un desconocido que entró por la puerta trasera de la casa.

En concreto, se trata de una transcripción de la conversación policial de la madre de la asesinada, en la que aseguraba que el hijo de la familia, de 3 años, presenció la muerte, negó que el marido estuviera en casa y describió al asesino como un monstruo.

La segunda prueba es un informe policial sobre un conductor desconocido que había circulado por la zona donde vivían los Morton varias veces antes del asesinato.

Anderson, que entrará en prisión el 2 de diciembre, fue fiscal de distrito del Condado de Williamson durante 16 años y en 2002 se convirtió en juez, cargo al que ya había renunciado.

La entidad Innocence Project, dedicada a casos de condenas erróneas, avanzó hoy que se iniciará una revisión de todos los casos en los que Anderson intervino como fiscal.