París, del contraste del chileno Octavio Pizarro a los volúmenes de Galliano

MODA PARÍS

Fotografía facilitada por la firma Octavio Pizarro de una modelo que luce prendas de la colección de prêt-à-porter otoño-invierno de este diseñador chileno. EFE
Fotografía facilitada por la firma Octavio Pizarro de una modelo que luce prendas de la colección de prêt-à-porter otoño-invierno de este diseñador chileno. EFE

— Del contraste promovido por el chileno Octavio Pizarro, a la contraposición de volúmenes de John Galliano, pasando por las adaptaciones asiáticas de Kenzo, la Semana de la Moda de París se mostró hoy merecidamente heterogénea.

Octavio Pizarro mezcló sus orígenes chilenos con su patria adoptiva, Francia, en una colección de prêtàporter otoñoinvierno de oposiciones, como explicó hoy a Efe en el "Designers Apartment", donde presenta sus diseños.

"Está la filosofía de las raíces latinoamericanas, especialmente en los materiales y en los diseños textiles, mezclada con todo lo que ha sido mi trabajo, mi manera de mirar la moda, la modernidad y la tecnología, en lo que es la parte francesa", detalló un entusiasta Pizarro.

Tras el éxito cosechado con sus accesorios, el modisto decidió lanzarse al prêtàporter y en esta su tercera colección, "la más grande", ha desarrollado "la mixtura de texturas, los polos opuestos, los fríos y los calientes, los cueros con las lanas, los diferentes negros", como aseguró.

Pizarro, quien cuenta con el apoyo de la Cámara Sindical del PrêtàPorter que le ha seleccionado para el "Designers Apartment", reservado para nuevos talentos, confecciona de forma tan meticulosa sus prendas que prefiere no utilizar color porque considera que "ensucia el diseño".

Él prefiere "los diferentes trabajos de los negros, los negros brillantes, opacos, con más o menos luz, los grises (...) y los blancos, de los blancos ópticos a 'white' y los blancos opacos".

El "patchwork" geométrico se instala en sus creaciones, sus chaquetas realzan las caderas por sus vuelos o esconden los hombros en mangas redondeadas, los flecos, marca de la casa, adornan un vestido largo negro de punto, mientras apliques cuadrados evocan un delicado aire étnico.

Octavio Pizarro, en el marco de un programa de promoción de la imagen de Chile en el extranjero, ha concebido echarpes, refinados y originales, para personalidades del mundo de la política y la diplomacia como Michelle Obama, Angela Merkel o la princesa Letizia.

Sus diseños más exclusivos, que ahora reserva a su estudio de Santiago de Chile, podrán ver la luz en la próxima Semana de la Alta Costura de París, como anunció Pizarro, cuyas colecciones de prêtàporter se comercializan actualmente en países como Japón, Estados Unidos, Alemania, Portugal o Kazajistán.

La firma John Galliano, vista por Bill Gaytten, desea que las bermudas en su máxima expresión se conviertan en una prenda imprescindible para el próximo otoñoinvierno, a juzgar por la colección de prêtàporter que presentó hoy en Le Centorial, un edificio histórico con una cúpula de cristal al más puro estilo Eiffel.

Estos pantalones ligeramente por debajo de la rodilla se combinan con partes de arriba armadas, casi cuadradas, que, ya sea con mangas cortas de gran diámetro o sin mangas, imponen por su volumen y atraen por su originalidad.

Frente a este despliegue de tejido, Galliano propone modelos entallados, ya sea en faldas tubo o en pantalones pitillo.

El tul plisado salió de su escondite bajo tejidos más gruesos para hacer soñar con el vuelo de una larga falda que salpica color a cada movimiento.

Los degradados dieron vida a los estampados de una colección de una amplia escala de azules, del verdoso al petróleo, con incursiones en ciruela, oliva y un marcado fondo negro.

El color oro, las prendas cruzadas al estilo de quimonos, los estampados variados y las chaquetas rígidas fueron el homenaje de Kenzo a China, India y Nepal.

El dúo formado por Carol Lim y Humberto León trabajó las mangas redondeadas, una constante en esta Semana de la Moda de París, las pieles rugosas, casi de dinosaurio, y dibujó un vestido con bandas cruzadas en forma de equis que está llamado a ser uno de los modelos más exitosos.

El teja, el marino, el azul eléctrico, el lila, el negro y el blanco se combinaron de forma insistente para crear llamativas composiciones.

Chloé exploró los azules rotundos en una colección otoñoinvierno con "plumetti" en blusas y faldas, mientras Céline convirtió las mangas en objeto de su devoción y mezcló los tartanes con despecho.