Procesan a Granier solo por $35 millones de pesos

Andrés Granier.
Andrés Granier. — Agencia Reforma

MÉXICO, DF — Andrés Granier se encuentra preso en el Reclusorio Oriente porque le fueron detectados ingresos inexplicables por más de 35 millones de pesos.

Previamente, la Procuraduría de Justicia de Tabasco había señalado que durante la Administración de Granier se desviaron 2 mil 400 millones de pesos. En tanto, la PGR había advertido sobre la desaparición de más de 989 millones de pesos en la Secretaría de Administración y Finanzas del Estado.

Sin embargo, ayer, el ex Gobernador escuchó desde la rejilla de prácticas del Juzgado Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales sólo la acusación por 35 millones de pesos.

De acuerdo con un análisis que hizo la PGR en el manejo de los ingresos de Granier entre 2006 y 2012, se encontraron elementos para acusarlo de lavado de dinero.

Según el expediente, el ex Mandatario recibió depósitos en efectivo en una cuenta de cheques de Banorte por 40 millones 740 mil 584 pesos --sin especificar el monto por concepto de inversión--, y por percepciones derivadas de su cargo público, 22 millones 895 mil 408 pesos.

Además, 35 millones 338 mil 315 pesos que, según la dependencia, son superiores a los ingresos patrimoniales que el ex Gobernador manifestó.

"El monto total de los depósitos depurados en los estados de cuenta bancaria a nombre de usted, Andrés Granier, correspondientes a los años comprendidos de 2006 a 2012 asciende a la cantidad de 99 millones 752 mil 026 pesos con 78 centavos.

La Jueza Taissia Cruz Parcero concedió al ex Mandatario la ampliación del término constitucional para que presente pruebas que demuestren que no cometió lavado de dinero ni perjuicio a las arcas de Tabasco. Dicho plazo se vence el lunes.

Su abogado Eduardo Luengo consideró que las pruebas aportadas por la PGR no son suficientes para declararlo culpable.

"Están formulando la acusación por supuesto lavado de dinero por 35 millones de pesos, cuando el Gobernador Arturo Núñez durante seis meses dijo que el químico Granier había obtenido recursos por miles y miles de millones de pesos, lo que evidentemente es falso", manifestó Luengo.

'Soy perseguido de Arturo Núñez'

El ex Gobernador de Tabasco, Andrés Granier, fue presentado ayer en la rejilla de prácticas para responder por el delito de lavado de dinero en el Reclusorio Oriente.

El secretario del Juzgado Cuarto de Distrito en materia penal leyó al químico las dos declaraciones que hizo a la PGR la semana pasada, tras su arribo a la Ciudad de México procedente de Miami.

"¿Desea agregar algo más?", le preguntó la juez Taissia Cruz, de traje gris entallado y un suéter rojizo.

"Si", respondió el tabasqueño, quien vestía ropa color caqui, que incluía una chamarra.

Enseguida el ex Gobernador se puso de pie, se sostuvo de las rejillas, y le puso nombre y apellido a la persona que lo tiene en prisión: Arturo Núñez, actual Mandatario de Tabasco.

"Me queda claro que es una persecución política de Arturo Núñez", resumió el ex Mandatario estatal ante la juez federal.

Granier, con gesto débil, pero sin soltarse de las rejillas, afirmó en su ampliación de declaración que mientras él era acusado por lavado de dinero y defraudación fiscal se encontraba fuera del País.

"Primero porque quería tener una distancia política con Arturo Núñez; segundo, porque tengo un problema de salud que me atendía en Miami, del corazón y de la próstata, y tres, porque recibí amenazas del crimen organizado en mi gestión, la última ocurrió un mes antes de concluir y atentaba contra mi vida", enumeró el ex Mandatario estatal, quien se acomodaba los anteojos continuamente.

Añadió que viajó a México procedente de Miami por su voluntad para aclarar cada uno de los delitos que se le imputan.

"Porque soy inocente y porque creo en las leyes mexicanas", asentó.

El exhorto

Eran las 13:33 horas, cuando Granier fue llevado a la rejilla de prácticas, seguido del silbatazo de un guardia penitenciario.

La salud del químico había sido valorada por un médico del Reclusorio Oriente e incluso, por su cardiólogo Juan Carlos Peláez, se informó. Sin embargo, Granier se quejó de la presión y de otros dolores.

En la sala de audiencias se encontraban la juez, tres de sus secretarios, una sentada frente a una computadora, otro que leyó los derechos al químico, y uno más que permaneció de pie con dos libros penales en la mano.

A la derecha de la juez se encontraban cuatro representantes del Ministerio Público Federal, y al frente, cuatro integrantes de la defensa de Granier, donde figuró Eduardo Luengo Creel, quien ya había cruzado ideas con su cliente.

El abogado, quien vestía traje azul oscuro, se cruzó de piernas y asintió a las declaraciones de Granier, con aspecto seguro y mirando de vez en vez a los agentes del Ministerio Público.

La juez, quien permaneció sentada dando instrucciones a sus secretarios, ordenó que personal médico asistiera a Granier si éste lo solicitaba.

"Este juzgado actúa por exhorto de un Juzgado de Villahermosa, Tabasco, en la causa 74/2013 del 22 de junio de 2013 por operaciones con recursos de procedencia ilícita. Es un delito grave por lo que no tiene libertad bajo caución. La pena excede dos años de prisión", le anticipó la juez al tabasqueño.

Los derechos le fueron leídos al ex Mandatario estatal a las 13:41 horas, mientras se sobaba la mandíbula con su mano derecha, incómodo.

'Estoy delicado'

Granier brincó de la silla para reconocer la firma de sus declaraciones ante la PGR.

"No he cometido ningún ilícito al Gobierno de Tabasco. He pertenecido a una familia con solvencia, económica y moral, solicito un plazo para conjuntar las pruebas de mis propiedades y recursos, para probar mi patrimonio antes de que fuera Gobernador", se leyó en la primera declaración, efectuada el 12 de junio. "No instigué, ideé o oculté un enriquecimiento ilícito o tramas financieras ni hechos perjudiciales a Tabasco".

En la declaración del 13 de junio afirmó que en Tabasco el PRD es una oposición sistemática que ataca con señalamientos y desprestigios.

Tras escuchar sólo parte de sus declaraciones, Granier aceptó tomar la duplicidad del término constitucional para aportar pruebas que demuestren su inocencia, es decir 144 horas, cuyo plazo vence el próximo lunes.

"Estoy delicado de salud", le dijo enseguida a la juez, con voz apagada.

"Si señor Granier, tenemos el conocimiento de cuál es su salud y estamos tomando las medidas conducentes para que usted cuente con la debida respuesta médica y la asistencia que requiera", le dijo Cruz Percero.

La juez informó a Granier, pasadas las 14:00 horas, que tanto la defensa como el Ministerio Público Federal, podrían formular preguntas.

"Yo le preguntaría a usted si estaría en condiciones, si aceptaría contestar a las preguntas", lanzó al tabasqueño, quien con todo y muecas aceptó.

Sin embargo, ambos se reservaron su derecho a formular preguntas.

A las 14:10 horas, la juez dio por concluida la audiencia a la que no se aceptó el ingreso de cámaras.

Granier se quedó moviendo la cabeza entre los recovecos metálicos de la rejilla para ubicar y llamar a su abogado. Desesperado.