El mercado del cine creció un 22,2 por ciento en Shanghái en 2012

CHINA CINE

Peatones caminan junto a un cartel de la película "Django Desencadenado" a las puertas de un cine en Shanghái (China). EFE/Archivo
Peatones caminan junto a un cartel de la película "Django Desencadenado" a las puertas de un cine en Shanghái (China). EFE/Archivo

— Dentro del prometedor mercado del cine en China, que se espera que en la próxima década desbanque a Estados Unidos como mayor mercado mundial por negocio de taquilla, Shanghái es la ciudad que más crece, a un ritmo de un 22 por ciento en 2012, según un informe que acaba de ser publicado.

La taquilla de Shanghái alcanzó ya los 1.350 millones de yuanes el año pasado (164.900 millones de euros, 214.200 millones de dólares), sólo superada aún por Pekín, con 1.610 millones de yuanes (196.700 millones de euros, 262.800 millones de dólares), según los datos que acaba de recoger y difundir el consulado estadounidense.

El rápido crecimiento del mercado de la ciudad, que esta semana celebra la decimosexta edición de su Festival Internacional de Cine de Shanghái, el más joven del mundo de clase A, se verá multiplicado por el parque Disneyland que abrirá en 2015 y el estudio local de DreamWorks, dijo el cónsul estadounidense, Robert Griffiths.

Shanghái cuenta ya, además, con el mayor número de cines del país, 122, por delante de los 120 que tiene Pekín, y cuenta con "ventajas únicas, lo que sugiere que el mercado todavía tiene un margen significativo para seguir creciendo", dijo Rance Pow, presidente de Artisan Gateway, la firma autora del estudio.

De hecho, además de contar con esas inversiones estadounidense, Shanghái cuenta con una larga tradición cinematográfica y está considerada la cuna del cine chino, donde se rodaron las primeras películas a partir de 1913.

Desde esos mismos años uno de sus principales impulsores fue el español Antonio Ramos, que se convirtió en todo un magnate de las salas de cine en la ciudad colonial internacional hasta que en 1927 regresó a España, donde construyó el cine Rialto de la Gran Vía madrileña.

Según el estudio de Artisan Gateway, el sector del cine y la televisión contribuyó el año pasado a la economía de Shanghái, la región más desarrollada del gigante asiático, con 53.500 millones de yuanes (6.500 millones de euros, 8.700 millones de dólares), lo que mantiene cerca de 70.000 puestos de trabajo.