Perugorría dice que el cine cubano debe insertarse en la dinámica de los cambios del país

CUBA CINE

Fotografía tomada en agosto de 2011 en la que se registró al actor cubano, Jorge Perugorría, quien afirmó que su país "está saliendo de ese estatismo, posiblemente más lentamente de lo que a mucha gente le gustaría, pero está saliendo." EFE/Archivo
Fotografía tomada en agosto de 2011 en la que se registró al actor cubano, Jorge Perugorría, quien afirmó que su país "está saliendo de ese estatismo, posiblemente más lentamente de lo que a mucha gente le gustaría, pero está saliendo." EFE/Archivo

— El cine cubano debe insertarse en la dinámica de cambios que vive la isla, donde se están dando los "primeros pasos" hacia una nueva ley para el sector y hacia medidas para regular las producciones independientes, según el actor y director Jorge Perugorría.

"El cine siempre ha sido vanguardia del pensamiento en Cuba. No puede ser que el país esté en una dinámica de cambio y que las estructuras fundamentales en las que se sostiene el cine sean del siglo pasado", aseguró hoy Perugorría en una entrevista con Efe en La Habana.

Como parte de ese momento de cambios, el cine cubano y sus instituciones se encuentran actualmente inmersos en un debate para remodelar y dinamizar sus mecanismos y estructuras, en sintonía con las reformas aplicadas en la isla.

Se trata, según Perugorría, de un debate "muy participativo y abierto" donde "hay un consenso general en que el cine tiene que estar acorde con los tiempos del país" y donde lo más importante, destaca, es que se están teniendo en cuenta la voz, el criterio y las preocupaciones de los implicados en la industria.

Uno de los focos de esa discusión es la "descentralización" del Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos (ICAIC) que gestiona todo el cine en la isla: "Los organismos tienen que cambiar y replantearse una nueva estructura, una nueva manera de hacer acorde a los tiempos", sostiene el actor, que se hizo internacionalmente famoso por el filme "Fresa y chocolate".

También se discute la necesidad de dar un marco normativo al cine independiente, una realidad en la isla pero que todavía tiene solo un carácter "alternativo" ya que actualmente "no hay legalmente nada que lo avale".

Los recursos económicos para la industria cinematográfica cubana, la posibilidad de crear productoras autónomas o la política fiscal para el sector forman parte de ese debate para ir hacia una nueva ley del cine en la isla, un proceso "complejo" porque "Cuba es muy particular", advierte.

En esa Cuba particular, Jorge Perugorría o "Pichi", como se le conoce en su país, se declara optimista con el momento que vive la isla, donde las reformas impulsadas en el mandato de Raúl Castro están generando, a su juicio, cambios "palpables" y "visibles".

"El país está saliendo de ese estatismo, posiblemente más lentamente de lo que a mucha gente le gustaría, pero está saliendo, se están moviendo cosas, se están ganando espacios para trabajar o para viajar", opinó.

Y ese escenario es el que ha querido retratar en "Se vende", su tercera película como director, en la que también tiene un papel protagonista y que esta semana se ha estrenado comercialmente en las salas cubanas tras ser presentada el pasado diciembre en el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano.

En clave de humor negro, "Se vende" es una comedia que narra los avatares de Nácar, una joven agobiada por su precaria situación económica que decide vender el panteón de su familia en el habanero Cementerio de Colón, pero antes debe encontrar una "salida" para los restos de sus padres que descansan allí.

Con continuos guiños cómicos a medidas aperturistas aprobadas en la isla como la compraventa de casas y vehículos o a realidades como la burocracia, el inmovilismo ideológico o el escepticismo de los cubanos ante los cambios, el último filme de Perugorría quiere ser un canto a las "ganas de vivir".

"Es un canto a la vida, un reclamo de mi generación y de las más jóvenes que lo único que están exigiendo es que quieren vivir, y por eso son capaces de desprenderse de las cosas que tienen, las cosas más queridas y capaces de hacer cualquier cosa", explica su director.

"Se vende", con la que "Pichi" ha querido homenajear a directores cubanos como el fallecido Gutiérrez Alea o Juan Carlos Tabío, también habla del "arte de la supervivencia": "Los cubanos llevamos muchos años viviendo siempre en medio de crisis, somos supervivientes de muchas crisis de muchos tipos y ya somos especialistas en sobrevivir".

Tras su estreno comercial en Cuba, Perugorría espera presentar su película en los festivales de Biarritz y Mar de Plata mientras se prepara para iniciar dentro de unas semanas el rodaje de su próximo filme como director: "Fátima y el Parque de la Fraternidad", una producción de temática gay inspirada en un cuento del intelectual cubano Miguel Barnet.

También está pendiente de dar vida, en una serie televisiva, al personaje de Mario Conde, el policía cubano creado por el reconocido novelista Leonardo Padura y "una de las grandes motivaciones" que le quedan en su carrera de actor, según confesó a Efe. Soledad Álvarez