Cocinas rodantes con comida latina destacan en Festival Sabor de Chicago

GASTRONOMÍA HISPANOS

Vista de la concurrencia a una de las ediciones del festival gastronómico Sabor de Chicago. EFE/Alcaldía de Chicago/Archivo
Vista de la concurrencia a una de las ediciones del festival gastronómico Sabor de Chicago. EFE/Alcaldía de Chicago/Archivo

— Las cocinas rodantes, algunas con comida latina, han sido la novedad este año en el festival gastronómico "Sabor" de Chicago, la primera de las grandes fiestas del verano frente al Lago Michigan.

La trigésimo tercera edición finalizará este domingo, con una programación reducida a la mitad por problemas económicos, pero que igualmente permite disfrutar de especialidades preparadas por 35 restaurantes y siete cocinas rodantes.

Camiones denominados "Taquero Fusion" o "The Salsa Truck", funcionan junto a los escenarios por la noche en los conciertos en el parque Grant, con una oferta de platillos latinos que compiten con la tradicional salchicha o perro caliente, costillas de cerdo, pizza, kebabs, patatas fritas con curry, empanadas y diversas variedades de pollo.

No faltan las opciones saludables, donde se destacan los tacos de pollo o pescado, hamburguesas de frijoles negros, ensaladas de endivia o gazpacho de sandía.

"Estamos muy contentos de estar aquí y competir por la preferencia de la gente", dijo a Efe Luis García, quien trabaja desde hace un mes como cocinero en The Salsa Truck.

"Los camiones son la principal novedad en la comunidad culinaria de Chicago", dijo Mary Slovik, directora de programación del festival.

También destaca "El chef célebre del día", donde se incluyen presentaciones de Rick Bayless, propietario de los restaurantes Topolobampo, Frontera Grill y XOCO, considerado el cocinero estadounidense más renombrado por sus especialidades mexicanas.

María Alejandra Rosales, empleada de un restaurante familiar llamado Xocoatl, y que participa en el festival desde hace cuatro años, expresó que "sienta bien que la gente te diga que les gusta nuestro producto".

La turista mexicana Sol Cristians dijo que Chicago "es realmente una ciudad multicultural", mientras que a su compatriota Martha Ley de Lugo le impresionó la variedad de alimentos y "en especial los hotdogs".

Por su parte, Gerry Hernández vino de Los Ángeles para probar la tradicional "deep pizza" de la ciudad. "Lo estoy pasando muy bien y la comida es muy rica", expresó.

La primera edición del Sabor de Chicago se realizó en 1980 en tres cuadras de la avenida Michigan, con un público calculado en 250.000 personas.

Al año siguiente se mudó al parque Grant, frente al lago y en una zona donde se concentra gran parte de la vida comunitaria de la ciudad, con el Centro Cultural, el planetario Adler, el acuario Shedd y el museo Field.

El "Sabor" de Chicago es la segunda mayor atracción turística de Illinois, con un público anual que supera el millón de personas.