Piden atrapados en Pemex ayuda por celular

Dos trabajadores de Pemex atrapados bajos los escombros del edificio B2 llamaron por celular a sus familiares para pedir ayuda y fueron rescatados por los cuerpos de emergencia.
Dos trabajadores de Pemex atrapados bajos los escombros del edificio B2 llamaron por celular a sus familiares para pedir ayuda y fueron rescatados por los cuerpos de emergencia. — Agencia Reforma

MÉXICO, DF — Dos trabajadores de Pemex atrapados bajos los escombros del edificio B2 llamaron por celular a sus familiares para pedir ayuda y fueron rescatados por los cuerpos de emergencia.

Alejandro llamó a Cristina, su hermana, cerca de las 18:35 horas.

"Me dijo: '¡auxilio, estoy atrapado!' Le marqué entonces a mi otro hermano y me dijo lo que había pasado en el edificio.

"El mundo se me vino encima, intentaba marcarle otra vez a mi hermano en peligro y ya no entraba la llamada, pensé lo peor", relató Cristina.

Junto con su marido llegó al cruce de Bahía de Espíritu Santo y Bahía de Ballenas, y Miguel, un bombero de Guardias de México, escuchó su súplica: que rescataran a su hermano, que estaba vivo y era diabético.

Sólo el bombero le hizo caso, pues Cristina había sido ignorada por policías federales y hombres de traje y corbata que no daban acceso a nadie.

"Déjenme pasar, su hermano está atrapado, le acaba de hablar, con el teléfono vamos a poder ubicarlo porque ya volvió a contestar, está en la línea, ¡es empleado!", alegaba el bombero en la puerta 15.

Pero la respuesta fue negativa, nadie entraba al sitio del accidente. Cristina rompió en llanto y se desplomó entre la gente.

"Voy a hacerte responsable de su vida si no me dejas pasar y dar aviso", le advirtió Miguel a un guardia.

Al fin se abrió la puerta y después de 40 minutos, Alejandro fue rescatado.

"Gritamos su nombre muchas veces, había perros y rescatistas, gritamos y por el celular contestó, pero estaba todo muy oscuro, al final lo ubicamos, estaba bien", relató Miguel.

Llama a su madre

Carlos López Boneti llamó a su madre para decirle que estaba con vida, atrapado con unas 10 personas entre el Mezzanine y el primer piso del edificio B2 de Pemex.

La llamada, realizada cerca de las 18:00 horas, se cortó, por lo que la madre y hermanos del empleado acudieron al sitio del siniestro.

"Me llamó, me dijo que estaba atrapado, ayúdenlo", suplicaba la madre a los policías.

Luego de casi una hora en la que sus familiares no pudieron pasar el cerco, Carlos logró comunicarse de nuevo.

"Dice que está bien, que ya los encontraron, pero se quedó a ayudar", comentó su madre.