Familia de Seau demanda a NFL por sus lesiones cerebrales

Junior Seau.
Junior Seau. — John Gastaldo

La familia de Junior Seau ha presentado una demanda por homicidio culposo contra la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés), donde asegura que el suicidio del adorado exlinebacker de los Chargers y padre de cuatro hijos fue el resultado de 20 temporadas de trauma cerebral crónico que sufrió mientras jugaba fútbol.

La demanda, presentada el miércoles en la Corte Superior de San Diego, enumeró a sus hijos: Tyler, Sydney, Jake y Hunter como los demandantes, junto con Bette Hoffman, antiguo director de la Fundación Junior Seau y el administrador de sus bienes.

La demanda afirma que “la NFL sabía desde hace décadas sobre los efectos nocivos de las lesiones de subconmoción cerebral en un jugador”, y que la Liga “le ocultó activamente estos hechos a los jugadores y al público”.

La demanda asegura que había dinero detrás de las acciones de la NFL.

“La NFL sabía o sospechaba que los cambios en las reglas que buscaban reconocer ese vínculo (a la enfermedad cerebral) y el riesgo para la salud de jugadores de la NFL podría imponer un costo económico que podría cambiar de manera significativa y adversa los márgenes de beneficio de los que disfruta la NFL y sus equipos”, de acuerdo con la demanda.

Los abogados de la liga revisarán la queja “y responderán a las demandas adecuadamente a través del tribunal”, dijo la NFL en un comunicado.

La familia Seau también está demandando a Riddell, Inc., el fabricante oficial de cascos de la NFL desde 1989, alegando que Riddell fue “negligente en su diseño, pruebas, ensamble, fabricación, comercialización e ingeniería de los cascos” usados por los jugadores de la NFL.

Riddell emitió un comunicado diciendo que “confío en la integridad de nuestros productos y nuestra capacidad de defender con éxito nuestros productos frente a los desafíos”.

Seau murió el 2 de mayo a la edad de 43 años de una herida de bala autoinfligida. En los 29 meses anteriores a su muerte, la familia y los amigos de Seau dijeron que sufría depresión, insomnio, ansiedad, alcoholismo, apuestas y adicción al sexo. También estaba luchando con quiebra de negocios y estaba cerca a la bancarrota, dijeron.

Los cuatro hijos de Seau donaron su cerebro a los Institutos Nacionales de Salud en julio, lo que invitó a varios neuropatólogos reconocidos a nivel nacional a que consultaran el análisis de los tejidos. Con el uso de técnicas especiales, se encontraron anomalías que eran compatibles con una forma de encefalopatía traumática crónica o CTE.

CTE, una vez conocida como demencia del boxeador, es causada por impactos repetidos en el cerebro y se ha encontrado en los atletas que sufrieron lesiones en la cabeza y en los miembros de las fuerzas armadas con lesiones por conmoción de las ondas de las explosiones.

En el caso de Seau, los neuropatólogos encontraron pequeños grupos anormales llamados ovillos neurofibrilares de una proteína conocida como tau dentro de múltiples regiones del cerebro. La “tau” es una proteína normal del cerebro que se pliega en masas enmarañadas en las células cerebrales de pacientes con enfermedad de Alzheimer y de otros trastornos neurológicos progresivos.

El hallazgo de NIH hizo de Seau el atleta más reciente —y más importante—que se asocia con la enfermedad del cerebro, misma que ha perseguido el fútbol y a la NFL, en particular en los últimos años, ya que los estudios han expuesto el posible impacto cognitivo a largo plazo de lesiones en la cabeza sostenidas en el campo.

Desde el momento en que se diagnosticó CTE en el cerebro del ex defensivo Andre Waters de los Águilas de Filadelfia después de su suicidio en el 2006, la enfermedad se ha encontrado en casi todos los exjugadores cuyo cerebro ha sido examinado póstumamente.

Hasta la fecha, el número de exjugadores y sus familias que están demandando a la NFL, en lo que ha sido descrito como la mayor demanda colectiva en el deporte, ha llegado a 4 mil, todos acusando a la liga de ocultar información que vinculaba traumatismo craneal relacionado con el fútbol a lesiones cerebrales permanentes. Riddell, Inc. también está incluido en las demandas.

Mientras que a Seau nunca se le diagnosticó una conmoción cerebral durante su carrera en la NFL, la familia Seau afirma en la demanda que sufrió “lesiones extensas” mientras jugaba para los Chargers, Miami Dolphins y los Patriots de Nueva Inglaterra de 1990 a 2010.

En cuanto a su padecimiento de trauma cerebral crónico, la familia Seau afirma en la demanda que “sufrió innumerables golpes en la cabeza durante su carrera en la NFL, tanto de subconmoción como conmoción. Varias veces fue golpeado con tanta fuerza que sufrió laceraciones faciales”.

Dos expertos en trauma cerebral crónico en atletas dijeron que dudaban que alguien en algún momento supiera definitivamente si el comportamiento errático de Seau y otras enfermedades fueron todas causadas por CTE.

“Por supuesto que no”, dijo la doctora Ann McKee, profesora de neurología y patología de la Universidad de Boston, quien también es codirectora del Centro para el Estudio de Encefalopatía Traumática de la escuela. “Las personas son complicadas. ¿Quién sabe cuánto es nada más Junior. Pero CTE es un factor”.

El Dr. Barry Jordan, director del programa de lesión cerebral en el Hospital de Rehabilitación Burke en White Plains, Nueva York, y un renombrado neurólogo que estudia trauma cerebral en atletas, añadió: “Nunca se sabrá, pero sin duda los cambios de comportamiento que él experimentaba bien podrían ser secundarios a CTE. La disfunción del comportamiento puede ser uno de los primeros signos de CTE, por lo que es posible”.

De todos modos, la familia Seau mantiene firmemente que su muerte fue “un resultado directo de haber sufrido múltiples lesiones cerebrales traumáticas mientras jugaba fútbol profesional para la NFL”. En la presentación de la demanda en contra de la NFL los cuatro hijos de Seau esperan poder impulsar el mejor diagnóstico, prevención y tratamiento del trauma cerebral crónico y contusiones, así como llevar a cabo cambios importantes en la seguridad de los jugadores.

“Nos entristeció enterarnos que Junior, un padre y compañero de equipo amoroso sufrió CTE”, dijo la familia Seau en un comunicado dado a conocer después de presentar la demanda. “Mientras se esperaba que Junior siempre tuviera dolores por sus días como jugador, ninguno de nosotros pensó que iba a sufrir una enfermedad cerebral debilitante que le causaría dejarnos demasiado pronto.

“Sabemos que esta demanda no va traer de vuelta a Junior. Pero enviará el mensaje a la NFL de que tiene que cuidar a sus exjugadores, reconocer décadas de engaño sobre el tema de lesiones en la cabeza y la seguridad de los jugadores, y que el juego sea más seguro para las generaciones futuras”, dijo el comunicado.

Jill Lieber Steeg es un escritor y periodista que ha escrito extensamente acerca de la NFL.

 
-

Comentarios

Sea pertinente, respetuoso, honesto, discreto y responsable. Términos completos