El United pierde dos puntos y Mata conquista de nuevo Stamford Bridge

FÚTBOL INGLATERRA

El jugador Clint Dempsey, del Tottenham Hotspur, celebra el gol marcado en la prolongación al Manchester United durante el partido de la Premier League jugado en White Hart Lane, Londres. EFE
El jugador Clint Dempsey, del Tottenham Hotspur, celebra el gol marcado en la prolongación al Manchester United durante el partido de la Premier League jugado en White Hart Lane, Londres. EFE

— El español Juan Mata lideró hoy una vez más al Chelsea y abrió el marcador de un encuentro en el que los "blues" sufrieron ante el Arsenal en el segundo tiempo pero se aseguraron su primera victoria en Stamford Bridge en cuatro partidos (21).

Los tres puntos sirven al conjunto de Rafa Benítez para hacerse fuerte en la tercera plaza de la liga inglesa en una jornada en la que las primeras posiciones de la tabla quedaron más apretadas después de que el Tottenham empatara in extremis ante el líder, el Manchester United (11).

Los "blues" comenzaron con el mejor pie posible su intento de romper la maldición que les acecha en los últimos tiempos en su propio estadio, donde no ganaban desde antes de Navidad, y se adelantaron en el minuto 6 por medio de Mata.

El exvalencianista envió el balón a la red tras controlar cerca del área un largo pase de su compatriota César Azpilicueta después de que Ramires le arrebatara el balón en el centro del campo a Francis Coquelin, quien reclamó por su parte falta en esa acción.

Con el Arsenal congelado en una jornada en la que no dejó de nevar en Londres, los "gunners" no pudieron evitar, tan solo diez minutos después, el segundo tanto de los locales, que anotó de penalti el inglés Fank Lampard.

En una de las llegadas del Chelsea, el balón alcanzó las botas de Ramires, que se quedó plantado en el área rival y, en un alarde de sangre fría, esperó a que el guardameta polaco Wojciech Szczcsny se lanzara a sus pies y el árbitro castigara el derribo con la pena máxima.

El 20 terminó de descolocar al conjunto del español Santi Cazorla, que se mantenía en estado de hibernación a pesar de la calefacción bajo el césped de Stamford Bridge que impedía que la nieve se asentara sobre el terreno de juego.

Fue Arsène Wenger quien despertó a su equipo en el descanso, y los "gunners" encararon los últimos 45 minutos con otro ánimo, especialmente después de que Theo Walcott recortara distancias a los doce minutos de la reanudación.

La presión de los visitantes puso contra las cuerdas en algunos tramos al Chelsea, que supo sin embargo mantener su ventaja y se sitúa tercero en la clasificación, a seis puntos del Manchester City y a once del United.

El líder cedió precisamente dos puntos ante uno de los equipos más peligrosos este año en la Premier, el Tottenham del portugués André VillasBoas, que no tiró la toalla a pesar de las dificultades y superó al español David de Gea en el tercer minuto del descuento para lograr un empate a uno en casa.

Hasta entonces, el tanto de cabeza que el holandés Robin Van Persie había marcado en el minuto 25 parecía que iba a otorgarle la victoria al United, que vio cómo su portero evitaba un gol en contra hasta en cuatro ocasiones.

Poco después del tanto del holandés, De Gea detuvo un disparo del inglés Aaron Lennon desde el borde del área e impidió acto seguido que el tiro del también inglés Jermain Defoe, que se había hecho con el rechace, acabara en la red.

Poco antes del descanso, el exportero del Atlético de Madrid salvó con un pie un tiro del galés Gareth Bale que habría supuesto una inyección de moral para los locales antes del descanso y, nada más comenzar el segundo tiempo, volvió a evitar el empate.

El estadounidense Clint Dempsey se revolvió en el área para deshacerse del marcaje del francés Patrice Evra y descerrajó un disparo desde pocos metros que De Gea alcanzó a desviar de nuevo con un pie.

Con el tiempo cumplido, Dempsey encontró el acierto que le había faltado hasta entonces. El portero madrileño rechazó con un puño un centró del camerunés Benoît AssouEkotto y el balón llegó a los pies del estadounidense, que lo colocó pegado al palo derecho, fuera del alcance, esta vez sí, del guardameta español.

Guillermo Ximenis