Filner: alto a represión a dispensarios de marihuana

Filner: alto a represión a dispensarios de marihuana

El alcalde de San Diego Bob Filner.
El alcalde de San Diego Bob Filner. — Peggy Peattie

El alcalde Bob Filner el pasado jueves ordenó detener el enjuiciamiento de los dispensarios de marihuana medicinal en la ciudad, haciendo uso de su poder como alcalde fuerte para dirigir a la policía y oficiales de cumplimiento de código a dejar de atacar a las tiendas de marihuana.

La decisión se produjo dos días después de que Filner habló ante el capítulo de San Diego de Americans for Safe Access (Norteamericanos para Acceso Seguro), un grupo de defensa de la marihuana medicinal. Filner criticó la represión policial en dispensarios e identificó al Abogado de la Ciudad Jan Goldsmith como un funcionario que “no ha sido, digamos, de mucho apoyo”. Le prometió al grupo que iba a hablar con el jefe de la policía, señalando que podía contratarlo o despedirlo, e intimidar a Goldsmith para que ya no intervenga.

Goldsmith le respondió el pasado miércoles a Filner en una carta diciendo que “podría haber logrado su meta en menos de 30 segundos”. El alcalde tiene autoridad exclusiva sobre las acciones civiles en contra de los dispensarios porque involucran violación al cumplimiento del código, misma que está bajo su ámbito de competencia, el abogado de la ciudad explicó.

Armado con ese consejo legal, Filner le envió el pasado jueves un memorándum titulado Alto a la represión de dispensarios de marihuana al jefe de policía William Lansdowne y al Director de Servicios de Desarrollo Kelly Broughton, quien supervisa el cumplimiento del código en la comunidad. Él les dijo que dejaran la aplicación del código contra los dispensarios de marihuana y que dejaran de enviar estos casos a la Oficina del Fiscal de la Ciudad para su enjuiciamiento.

La decisión del alcalde solo despunta una táctica de la policía para cerrarlas. Él no tiene autoridad sobre la Oficina del Fiscal de Distrito y la Oficina del Fiscal de EU, quienes pueden continuar con acciones judiciales.

En un comunicado, Filner dijo que pidió la suspensión temporal de las actuaciones judiciales de la ciudad para ser ejecutadas hasta que la ciudad cuente con un conjunto de normas establecidas para la distribución de la droga.

“Como ya he dejado muy claro durante mi campaña para alcalde, apoyo el uso de la marihuana con fines medicinales y estoy comprometido en garantizar que no se les niegue el acceso a las personas que legítimamente lo necesitan para el alivio del dolor”, dijo. “También quiero asegurarle a los residentes de San Diego que habrá seguridad alrededor de estos dispensarios. No estarán cerca a escuelas, parques infantiles o en cualquier área donde pueda haber niños reunidos. Tampoco se permitirá a atentar contra la calidad de vida en cualquier comunidad”.

Filner se ha comprometido a trabajar con los defensores de la marihuana medicinal para crear una ordenanza en las próximas semanas para permitir dispensarios regulados y se ha ofrecido a testificar para los propietarios de tiendas en los tribunales.

Goldsmith dijo que iba dejar una docena de casos pendientes en contra de los dispensarios como resultado de la directiva del alcalde. Alrededor de 100 casos han dado lugar a cierres de tiendas y la decisión de Filner no va a revertir esos resultados. Está por verse lo que significa para las tiendas que pretenden abrirse.

Los fiscales federales han emitido advertencias de que la venta y distribución de marihuana es ilegal bajo la ley federal y los dueños de las propiedades enfrentan cargos criminales y la posible pérdida de sus bienes si los puntos de venta no se cierran.

Goldsmith dijo que comenzó a procesar a los dispensarios en el 2011 por orden de la policía y oficiales del cumplimiento del código, quienes proporcionan la evidencia. Algunos activistas locales se habían quejado por la proliferación incontrolada de las tiendas de marihuana, afirmando que a menudo condujo a la delincuencia y el uso recreativo de la droga.

Goldsmith dijo que la directiva de Filner significa que la ciudad no va a cooperar con los fiscales estatales o federales en los casos de dispensarios como lo ha hecho antes.

Una portavoz de la Fiscal de EU, Laura Duffy, dijo que estaba fuera de la ciudad el jueves y no estaba disponible para hacer declaraciones. El Jefe Lansdowne todavía no había recibido la carta Filner, por lo que no podía hacer declaraciones, dijo una portavoz.

Más de 200 colectivos de marihuana medicinal se han cerrado en los condados de San Diego e Imperial desde que Duffy y sus colegas anunciaron en el 2011 acciones de cumplimiento dirigidas a los distribuidores de California. Algunos cierres fueron atribuidos a los acuerdos con la Oficina del Fiscal de la Ciudad, antes y después de que activistas pro marihuana medicinal en la ciudad no pudieran avanzar con la iniciativa de regulación e impositiva para las elecciones de noviembre.

La ambigüedad legal de los dispensarios se remonta a 1996, cuando los votantes del estado aprobaron una iniciativa para permitir que las personas que contaran con una recomendación de un médico con licencia del estado, poseer y cultivar marihuana para uso personal. El proyecto de ley no afectó a la ley federal que marca que la marihuana es ilegal.

 
-

Comentarios

Sea pertinente, respetuoso, honesto, discreto y responsable. Términos completos