James; el heredero de los Ferragamo

James Ferragamo.
James Ferragamo. — Agencia Reforma

En ocasión de la apertura de la exposición dedicada a la mujer más sexy del mundo, al joven James Ferragamo se le subió el color a la cabeza, se sonrojó y dijo no estar preparado para saber qué haría si viera a Marilyn con sus stilettos rojos.

“Ella es un ejemplo de sensualidad femenina”, opinó sobre la diva de Hollywood, quien es motivo de la exhibición Marilyn, montada en el Palacio Ferragamo de Florencia.

En el recinto, ubicado a unas cuadras del Puente Vecchio, se muestran 45 pares de calzado iguales, todas zapatillas de horma italiana de tacón de aguja y en colores ad hoc con el amplio vestuario de la protagonista de la cinta Los caballeros las prefieren rubias.

Entre el sonido de grabaciones de discos y los pasos de los visitantes en los pisos de madera, el ejecutivo de sonrisa perfecta y dueño de un impecable par de zapatos señaló que ve en el País una importante plataforma para mostrar mercancías, que son manufacturadas por un equipo que se preocupa por el estilo y la calidad sin excusas.

“México es dueño de una cultura de moda y no tenemos duda de que nuestros productos son valorados y apreciados por los clientes. Ahora mismo, las colecciones de hombre se están convirtiendo en todo un suceso “, destacó James.

En uno de los salones, que está adornado por pinturas del siglo 16, esculturas, cortinas de brocado, mesas en madera de cedro y lámparas de cristal veneciano, el ejecutivo destacó la pericia de los colaboradores de la firma que fundó su abuelo, el llamado “Zapatero de las estrellas”.

“Hemos querido brindar un estilo único que da valor tanto al producto como a la mano del artesano que por años ha sido la parte fundamental de nuestra organización familiar”, dijo el también responsable de productos femeninos en piel.

photo
Diseños Ferragamo. — Agencia Reforma

“Trabajamos de cerca, en nuestra mira está desarrollar piezas exclusivas y a la medida. Capaces de ofrecer un servicio y continuar con la historia que Ferragamo ha contado desde hace muchos años”, apuntó.

Si bien James vivió gran parte de su vida en Nueva York, reconoce que Florencia marcó su personalidad.

“Aunque mi abuelo nació en Nápoles, sé que eligió esta ciudad para vivir porque es la más cercana al mundo de los artesanos.

“Pronto me dí cuenta que haber nacido italiano me sensibilizaba para hacer productos que son únicos y al regresar formaría parte de una gran tradición”, aseveró el joven graduado en negocios.

Afortunado y heredero de valores como la dedicación por el trabajo, James afirma que la empresa funciona de manera armónica, porque para él, la moda es una vertiente del arte.

“En familia y en conjunto con Massimiliano Giornetti, director creativo de la firma, elaboramos moda simple, marcada solo con un detalle que hace la diferencia entre cada estación”, expresó.

En la construcción medieval, conocida también como Palazzo Spini Feroni, se hospeda el archivo de su abuelo y también sus recuerdos de infancia, cuando visitaba a la Nona Wanda.

“Siempre tuve claro que éste más que un palacio, es un recinto dedicado al trabajo. Nunca corrí en sus pasillos, más bien me ocupaba de colaborar con lo que podía hacer siendo un niño, guardaba muchos pares de zapatos en sus cajas”, concluyó orgulloso.