Costa Rica pasó del sueño a la pesadilla al perder la sede de un mundial femenino

FÚTBOL FIFA

El presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), Eduardo Li . EFE/Archivo
El presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), Eduardo Li . EFE/Archivo

— Lo que empezó como un sueño para Costa Rica se convirtió hoy en una pesadilla tras perder, por atrasos en la infraestructura, la sede del Mundial femenino Sub'17 del 2014, la primera Copa del Mundo en la historia que se realizaría en un país centroamericano.

La sede fue otorgada a Costa Rica en abril de 2011 y en esa oportunidad la presidenta del país, Laura Chinchilla, expresó que se trataba de una "hermosa oportunidad" y "un reto" que enfrentarían "con gran seriedad, con una buena organización".

El Mundial suponía uno de los mayores proyectos deportivos en la historia de este pequeño país centroamericano de 4,3 millones de habitantes, pero casi dos años después de su designación como sede, la FIFA no halló avances en la infraestructura.

Costa Rica se comprometió a construir un estadio en la localidad de Jacó, provincia de Puntarenas (Pacífico central) y remodelar otro en la ciudad de Liberia, provincia de Guanacaste (Pacifico norte), pero las obras nunca arrancaron.

Otras sedes eran estadios ya construidos como el Nacional y el Ricardo Saprissa, ubicados en San José.

Un monto de tres millones de dólares presupuestado por el Gobierno para este evento fue rechazado el pasado 22 de febrero por la Contraloría General de la República debido a deudas de la Federación con los estatales Fondo de Asignaciones Familiares y la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

Las leyes costarricenses prohíben girar dinero público a organizaciones o contratar empresas que se encuentren morosas con entes estatales.

"Es algo lamentable que no podamos disfrutar de este evento. Aquí hay que secarse las lágrimas y seguir para adelante", declaró el ministro del Deporte, William Corrales.

La inversión total prevista para el Mundial ascendía a diez millones de dólares, la mayoría proveniente de la Federación y una empresa privada que construiría el estadio de Jacó.

El presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li, dijo este jueves en una conferencia de prensa que el Mundial significaba "una gran ilusión para el pueblo de Costa Rica" y que la decisión de la FIFA es "muy lamentable".

Li reconoció parte de la culpa, pero criticó al Gobierno porque el dinero estatal "nunca estuvo" disponible, aunque admitió que la Fedefútbol está atrasada en el pago de una nómina extraordinaria de la CCSS.

El presidente de la Fedefútbol dijo que el dinero del Gobierno se iba a utilizar en la construcción de ocho canchas de entrenamiento y la remodelación del estadio de Liberia.

Li explicó que este jueves recibió una llamada de funcionarios de la FIFA pidiéndole garantías de que en diciembre próximo las instalaciones deportivas estarían terminadas, ante lo que no se pudo comprometer.

Según dijo el directivo, si se comprometía y las obras no estaban listas en diciembre, Costa Rica se exponía a una sanción de hasta diez años fuera de competiciones internacionales de la FIFA.

Li manifestó que, pese a esta situación, "las puertas no están cerradas para una nueva candidatura y una nueva sede" de un Mundial en Costa Rica.

La Cámara Costarricense de Hoteles calcula que dejará de percibir al menos diez millones de dólares por concepto de hospedaje de delegaciones y aficionados, mientras la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) lamentó la pérdida de "una vitrina" debido al "sistema burocrático" del país.

En los próximos días, dijo Eduardo Li, la Fedefútbol y el Gobierno tratarán de hacer un último esfuerzo para rescatar la sede del Mundial, aunque la FIFA ya anunció que su Comité Ejecutivo estudiará posibles sedes para el torneo durante una reunión el 20 y 21 de marzo en Zúrich.

Douglas Marín