Maze se asegura la Copa del Mundo a falta de nueve pruebas

ESQUÍ ALPINO COPA DEL MUNDO

El esquiador francés, Alexis Pinturault. EFE
El esquiador francés, Alexis Pinturault. EFE

— La eslovena Tina Maze, que ganó hoy, domingo, la supercombinada de Meribel (Francia) donde el sábado la española Carolina Ruiz se anotó el descenso, se aseguró de forma matemática, a falta de nueve pruebas, la victoria final en la Copa del Mundo de esquí alpino.

Maze, de 29 años, que había sido la mejor en la manga de descenso, marcó el cuarto tiempo en el eslalon y ganó la supercombinada de Meribel con un tiempo global de un minuto, 59 segundos y 54 centésimas, 82 menos que la austriaca Nicole Hosp, que se clasificó justo delante de su compatriota Michaela Kirchgasser, tercera, a nueve décimas de la ganadora.

Con esta victoria, Maze que subió por decimoctava vez al podio esta temporada y, de esta forma, igualó el récord histórico que compartían Hanni Wenzel, de Liechtenstein, y la sueca Pernilla Wiberg suma un total de 1.844 puntos, frente a los 886 que contabiliza la alemana Maria HöflRiesch, que, tras ser segunda en el descenso del sábado, no puntuó hoy.

La alemana iba tercera tras la manga de descenso, a seis décimas exactas del tiempo de un minuto, 15 segundos y 58 centésimas que había marcado Maze, en una manga en la que la estadounidense Julia Mancuso fue segunda, a 41 centésimas.

Pero Riesch se salió de recorrido en la bajada definitiva y no sumó puntos hoy, con lo que la ventaja que la lleva la eslovena, que se incrementó a 958 puntos, es insalvable, a falta de nueve carreras: la bella Tina se proclamó hoy, de forma matemática, ganadora de la Copa del Mundo de esquí alpino 201213.

Maze, que los últimos cuatro años había sido sexta, cuarta, tercera y segunda en la general, dio el gran salto cualitativo al inscribir su nombre en el historial de la competición.

En el que sucede a la estadounidense Lindsey Vonn, que se lesionó de gravedad en el 'súper' de los Mundiales de Schladming (Austria).

Una prueba que ganó, precisamente, la esquiadora de Slovenj Gradec, que está firmando una auténtica temporada de ensueño, en la que aún puede batir varios récord mas, incluido el de puntos absoluto (2.000), en poder del mítico Hermann Maier, cuádruple ganador de esta competición para Austria.

La mediática Mancuso campeona olímpica de gigante en Turín 2006 (Italia) y que nunca falla en los grandes eventos se tuvo que conformar con el cuarto puesto final en la prueba de hoy, ya que sólo pudo ser decimotercera en el eslalon, en el que forjaron su subida al podio las austriacas Nicole Hosp y Michaela Kirchgasser.

Kirchgasser fue la mejor en el eslalon, con un crono de 42,66 segundos, y protagonizó la gran remontada del día, subiendo del vigésimo cuarto que ocupaba tras el descenso (a dos segundos y medio de Maze) al tercer puesto final.

Por detrás de 'Niki', que parece haber recuperado su gran forma de antaño. Hosp marcó el tercer parcial en el eslalon y acabó la prueba en el segundo puesto. Después de las dos medallas logradas en Schladming oro por equipos y bronce en combinada, la elegante esquiadora tirolesa se subió de nuevo al podio.

En Meribel también culminó un gran fin de semana el 'skiman' italiano Andrea Vianello. Ayer festejó la victoria de su novia, Carolina Ruiz, en el descenso. Hoy el de su 'jefa', Maze, que ganó la Copa del Mundo a la vez que subía a lo más alto del podio por octava vez en lo que va de curso.

Maze que en los Mundiales de Schladming ganó oro en el súper y plata en combinada había presentado su declaración de intenciones ganando el gigante de Soelden (Austria) que inauguró la temporada en el citado glaciar tirolés el pasado 27 de octubre.

Después, repitió en el de Aspen (USA), ganó la supercombinada de St. Moritz (Suiza), donde también capturó el gigante, su disciplina más fuerte. En la que también ganó en Courchevel (Francia), antes de fin de año. Ya en 2013, la eslovena ganó el supergigante de Sankt Anton (Austria) y el eslalon de Maribor, ante su público.

Hoy firmó su triunfo más importante. Ganó la prueba mixta en Meribel y con ello, aseguró llevarse a Eslovenia la gran Bola de Cristal.

Adrian R. Huber