Niega El Vaticano que haya 'lobby gay'

Turistas esperan pasar seguridad para entrar a la Catedral de San Pedro en el Vaticano.
Turistas esperan pasar seguridad para entrar a la Catedral de San Pedro en el Vaticano. — AP

CIUDAD DEL VATICANO — El portavoz de El Vaticano, Federico Lombardi, rechazó "la desinformación, e incluso las calumnias", sobre posibles intrigas en las altas esferas de la Santa Sede y la existencia del llamado "lobby gay" publicadas en la prensa italiana.

"Hay quien intenta aprovechar el movimiento de sorpresa y desorientación para sembrar la confusión y desprestigiar a la Iglesia", declaró en una entrevista a Radio Vaticano, refiriéndose al anuncio de que Benedicto XVI abandonará su cargo.

"Quienes sólo piensan en dinero, sexo y poder, y están acostumbrados a ver las diversas realidades con esos criterios, no son capaces de ver otra cosa, ni siquiera en la Iglesia, porque su mirada no sabe dirigirse hacia arriba o descender con profundidad en las motivaciones espirituales de la existencia", agregó.

Una serie de revelaciones sobre un grupo de prelados chantajeados por haber caído en intrigas, sexo, poder, corrupción y tráfico de influencias, lanzadas esta semana por la prensa italiana, ensombrece el cónclave para la elección de un nuevo Papa.

Las denuncias, publicadas por dos importantes medios de comunicación de Italia, el diario La Repubblica y la revista Panorama, aseguran que el Papa decidió abandonar el cargo tras recibir un informe ultrasecreto de 300 páginas, realizado por tres ancianos e intachables cardenales.

En el informe se describen las luchas internas por el poder y el dinero, así como el sistema de chantajes internos basados en debilidades sexuales, el llamado "lobby gay" de El Vaticano.

Advierte Papa por 'males del mundo'

Benedicto XVI prometió a los cardenales su cercanía espiritual después de concretar su renuncia el 28 de febrero y les advirtió sobre los males de este mundo, el sufrimiento y la corrupción.

En un último discurso ante la Curia del Vaticano, el prelado lamentó "el mal, el sufrimiento y la corrupción" que han desfigurado la creación de Dios.

El pontífice habló en forma espontánea al término de un retiro espiritual de una semana que coincidió con la temporada solemne de la Cuaresma de la Iglesia católica.

"Aun si concluyo hoy la comunión exterior visible, permanece la cercanía espiritual, una profunda comunión en la oración", dijo el Papa.

Benedicto XVI agradeció a los cardenales por haberlo acompañado en esta semana de reflexión y habló de la importancia de la palabra de Dios tras recordar que "el maligno quiere ensuciar la creación para contradecir a Dios y volver irreconocibles su verdad y su belleza".