Traguitos de dieta

El whisky contiene 250 kilocalorías.
El whisky contiene 250 kilocalorías. — Agencia Reforma

Vodka, ron, cerveza y demás bebidas alcohólicas son una de las mayores tentaciones para un régimen de control de peso. Sin embargo, no todos los tragos representan el mismo pecado, definitivamente hay algunos mucho peores que otros.

De acuerdo con Debby Blachman, ingeniero en alimentos, a pesar de que al inicio de una dieta restrictiva la recomendación es evitar todas las bebidas alcohólicas, existen algunos consejos que permiten consumirlas capoteando algunas calorías.

“La recomendación es beber solo cuando se está cercano al peso ideal o al objetivo de pérdida de peso. Únicamente vino o destilados y nunca licores, pues contienen mucha azúcar.

“Es importante limitar el consumo a una o dos porciones por semana y evitar excesos. También es fundamental tomar estas bebidas siempre sin refresco; por ejemplo, se puede beber un caballito de tequila que no esté mezclado con jugos que incrementen su valor calórico”, detalla.

Para Andrea Giancoli, vocera de la Asociación Dietética de los Estados Unidos, no es necesario renunciar completamente a las bebidas alcohólicas mientras se practica una dieta de control de peso, basta con adaptar su consumo al límite de calorías diarias permitidas.

En dietas comunes para mujeres adultas el consumo máximo sugerido es de una bebida alcohólica por día, ya sean vinos (5 onzas), destilados (1.5 onzas) o cerveza (12 onzas); para hombres son dos.

“La cantidad de alcohol que puede beberse en una dieta de control de peso también depende mucho de las costumbres de cada individuo. Por ejemplo, alguien que bebía 15 copas de alcohol a la semana y disminuyó su consumo a solo 2 por supuesto tendrá diferencias notables en su consumo de calorías”, puntualiza Blachman.

Además de mantener el control en las porciones, el gran secreto a la hora de tomar vodka, tequila, whisky o ron son los mezcladores: jarabes, endulzantes, jugos y pulpas frutales incrementan las calorías considerablemente.

¿Sabías que...?

Los licores se cuentan entre los principales enemigos de una dieta de control de peso debido a su elevado contenido de azúcares. Dos cucharadas de licor de café con whisky aportan 147 calorías al organismo, casi lo mismo que un tarro de cerveza.

Anótalo

Recomendaciones para disminuir el valor calórico de sus bebidas:

  • Hielo

Agrega un par de cubos de hielo a copas de vino blanco o rosado y destilados para diluir el contenido de alcohol y hacer que tu bebida dure más tiempo. De esta forma pueden reducirse porciones y carga calórica

  • Azúcar

Utiliza jugos naturales, miel de abeja o agave en sustitución de jarabes naturales o granadina para disminuir el contenido calórico sin perder sabor

  • Mezcladores

Sustituye refrescos por jugos sin azúcar. Limón, lima y toronja dan sabor a cualquier coctel y aportan menos calorías