A la venta cartas del asesino de John Lennon al policía que le arrestó

JOHN LENNON

Imagen de archivo del 20 de septiembre de 1966 de John Lennon, integrantte del grupo británico'The Beatles', a su llegada al aeropuerto malagueño. EFE/Archivo
Imagen de archivo del 20 de septiembre de 1966 de John Lennon, integrantte del grupo británico'The Beatles', a su llegada al aeropuerto malagueño. EFE/Archivo

— Las cartas que envió Mark David Chapman al agente policial responsable de su arresto, Stephen Spiro, tras asesinar a John Lennon en diciembre de 1980 en Nueva York saldrán a la venta por un valor de 75.000 dólares, informó hoy la casa de subastas estadounidense Moments in Time.

"Han estado en mi poder durante 30 años, ahora tengo 66 años, y me digo: qué voy a hacer con ellas? Así que decidí que podría venderlas", afirmó Spiro a la cadena CNN.

En sus cartas, Chapman, que cumple condena en una prisión del estado de Nueva York, muestra afabilidad con Spiro y le pregunta insistentemente si ha leído la novela de J.D Salinger "The Catcher in the Rye", ya que explicaría mucho de lo ocurrido la noche del asesinato.

Chapman, de 57 años, reitera que la novela de Salinger es su "declaración" tras el asesinato y señala misteriosamente que otros "podrían haber servido para el mismo propósito" que el exmiembro de los Beatles.

Las cartas datan de entre enero y mayo de 1983, ya que posteriormente Chapman no volvió a enviar más a Spiro, quien afirma que respondió a algunas de ellas.

Además, el presidente de Moments in Time, Gary Zimet, anunció que también saldrá a la venta el vinilo "Double Fantasy", publicado por Lennon y su esposa Yoko Ono en 1980, que cuenta con el autógrafo del músico dedicado a Chapman.

El disco tendrá un precio de salida de 650.000 dólares.

Chapman asesinó al músico británico el 8 de diciembre de 1980 ante las puertas de su residencia en el edificio Dakota, frente al Central Park de Nueva York, crimen por el que fue condenado a una pena de entre veinte años y cadena perpetua por el delito de asesinato en segundo grado.

Pese a sus continuas peticiones para que se decrete su libertad tras 31 años en prisión, la Junta de Libertad Condicional de Nueva York rechazó tal posibilidad por séptima vez en agosto de 2012.