Sagan hace doblete, Contador ya manda entre los favoritos

CICLISMO TOUR DE OMÁN

El corredor eslovaco Peter Sagan, del Cannondale, celebra su victoria en la tercera etapa del Tour de Omán disputada entre Nakhal Fort y Wadi Dayqah Dam, de 190 kilómetros, hoy, 13 de febrero de 2013. EFE
El corredor eslovaco Peter Sagan, del Cannondale, celebra su victoria en la tercera etapa del Tour de Omán disputada entre Nakhal Fort y Wadi Dayqah Dam, de 190 kilómetros, hoy, 13 de febrero de 2013. EFE

— El eslovaco Peter Sagan (Cannondale) volvió a exhibir su clase para imponerse con claridad en la tercera etapa del Tour de Omán disputada entre Nakhal Fort y Wadi Dayqah Dam, de 190 kilómetros, en la que el español Alberto Contador, cuarto, sacó tiempo a todos sus rivales directos, lo que le permitirá afrontar la jornada de montaña como favorito.

Sagan, de 23 años, repitió triunfo en el mismo escenario de la pasada temporada, donde celebró por todo lo alto su doblete en Omán. Fue inalcanzable cuando atacó a 400 metros de la meta, donde superó por un segundo al belga Greg Van Avermaet (BMC), al francés Tony Gallopin (Radioshack) y a Alberto Contador (Saxo Tinkoff), de nuevo el más poderoso entre los nombres ilustres de la carrera.

El madrileño volvió a probarse en el escarpado tramo final de la etapa más larga de la presente edición. Siguió la rueda de Sagan y entró en la disputa de la etapa y de las bonificaciones.

El eslovaco fue demasiado poderoso, pero Contador no se fue de vacío: sacó 7 segundos al italiano Vincenzo Nibali (Astana), 8 al británico Chris Froome (Sky) y el australiano Cadel Evans (BMC) y casi un minuto a otro español "Purito" Rodríguez (Katusha). El inglés Bradley Wiggins (Sky) llegó con un retraso de 1.37 minutos. Un golpe de efecto la víspera de afrontar la Montaña Verde, donde podría quedar decidida la ronda omaní.

Posiblemente Sagan se despida del maillot rojo en el único puerto exigente de la carrera, pero el eslovaco apunta alto para las clásicas de primavera, su gran objetivo del año. Los favoritos se volverán a ver las caras en los 5,7 kilómetros de ascenso al 10,5 por ciento de desnivel.

Contador jugará sus bazas a un puñado de segundos de Sagan, Gallopin y Van Avermaet, quienes le preceden en la general, pero sus enemigos ya han probado su estado de forma. Nibali está a 1 segundo del líder del Saxo Tinkoff, Froome a 4, Evans a 8 y Purito a más de un minuto. La batalla de la Montaña Verde promete ser interesante.

De nuevo el protagonista del día volvió a ser el holandés Bobbie Traksel (Champion System), abonado a las escapadas. Esta vez se fugó junto a su compañero coreano Jang, el italiano Delle Stelle (Bardiani) y el japonés Hatanaka. El nipón fue el último en claudicar a falta de 23 kilómetros, pero de nada sirvió una aventura que llegó a contar con 6.30 minutos de ventaja.

El equipo del líder, el Cannondale, invirtió esfuerzo para anular la fuga, y una vez cumplido el objetivo entraron en la batalla por controlar la llegada el Astana del inquieto Nibali, el Sky y el Omega Pharma.

La escuadra italiana volvió a acertar a la hora de colocar a Sagan en la pista de despegue. El "Bicho" demarró lejos de la línea y ya no cedió ante sus rivales. Entró con suficiencia, con tiempo para celebrar su segundo triunfo consecutivo.

Mañana se disputa la cuarta etapa entre Al Saltiyah in Samail y Jabal Al Akhdhar (La Montaña Verde), donde han ganado en años anteriores el holandés Robert Gesink y el italiano Nibali. Por los visto hasta el momento, Alberto Contador se quiere unir al palmarés.

Por Carlos de Torres