Aceitunas: Benéfico tesoro

La aceituna destaca por su gran valor nutritivo y su alto contenido de proteínas de gran valor biológico, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales.
La aceituna destaca por su gran valor nutritivo y su alto contenido de proteínas de gran valor biológico, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales. — Agencia Reforma

Verde, negra, entera, rellena, dulce, salada, amarga o ácida, la aceituna es un alimento muy versátil y sus beneficios en la salud son abundantes.

Para los pueblos primitivos, el olivo y su fruto siempre fueron símbolos de paz, sabiduría y progreso.

El cultivo de este árbol milenario se extendía ampliamente por la zona del Mediterráneo y se sabe que desde el siglo 1 la aceituna ya era consumida.

El fruto de este árbol es uno de los alimentos más tradicionales de la dieta mediterránea y desde un principio se utilizó tanto para la extracción de su aceite como para su consumo directo.

Su contenido era habitual entre griegos y romanos que apreciaban sus cualidades y la consideraban afrodisíaca.

Alta en grasas de alta calidad

La aceituna destaca por su gran valor nutritivo y su alto contenido de proteínas de gran valor biológico, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales. Además es rica en componentes grasos de gran calidad.

Su piel está formada por pigmentos vegetales (antocianinas), clorofila, xantófila y otras sustancias, las cuales le otorgan su aroma peculiar.

Está compuesta en su mayoría por agua y su aporte calórico está en torno a 150 calorías por cada 100 gramos.

El contenido de fibra de la aceituna de mesa se sitúa en los 2.6 gramos por cada 100 gramos de porción comestible.

En cuanto a la grasa, su proporción suele ser de alrededor del 20 por ciento.

El ácido graso más abundante es el oleico con 82 por ciento, seguido por el palmítico con 13 por ciento, el linoleico u omega-6, con 5 por ciento.

El esteárico con 3 por ciento, el linolénico u omega-3 con 1 por ciento y el palmitoleico también con 1 por ciento.

Múltiples vitaminas y minerales

Contiene cantidades significativas de provitamina A (carotenos) y de vitaminas B y E.

En cuanto a minerales, el calcio es el más abundante, pero tiene cantidades apreciables de potasio, hierro y fósforo.

El contenido de sodio que posee se debe a la sal que se les añade durante su remojo en salmuera.

Los carotenos cumplen con una gran función antioxidante: protegen las membranas de las células, la salud de los ojos y las membranas mucosas.

También fortalecen el sistema inmunológico y ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

La mayoría de las vitaminas del grupo B son importantes para metabolizar hidratos de carbono, mientras que la vitamina E, liposoluble esencial para el organismo, es un antioxidante que ayuda a proteger los ácidos grasos.

También evitan la destrucción anormal de glóbulos rojos, trastornos oculares, anemias y ataques cardiacos.

El calcio interviene en la coagulación de la sangre, en la activación de varias enzimas, transmisión de impulsos nerviosos, contracción muscular, secreción de varias hormonas y el mantenimiento y funcionamiento de las membranas celulares.

El potasio regula la presión osmótica, colabora en el balance electrolítico y en el transporte de nutrimentos. El hierro interviene en la respiración celular, forma parte de la hemoglobina y la mioglobina, además de varias enzimas.

El fósforo ayuda en la formación de huesos y dientes, participa en la contracción de músculos, el funcionamiento de los riñones, la conservación de la regularidad de los latidos del corazón y en la conducción nerviosa.

Importante para vesícula y memoria

La aceituna estimula los procesos digestivos, por lo que es ideal para abrir el apetito. También constituye un aperitivo natural que aumenta las producción de jugos gástricos y facilita la digestión.

Tiene un efecto colagogo, es decir, facilita el vaciamiento de la vesícula biliar, por lo que es útil en las enfermedades que afectan este órgano del aparato digestivo.

Resulta vital en caso de disquinesia biliar (vesícula perezosa) y de dispepsia biliar (mala digestión debida a alteraciones en el vaciamiento de la vesícula). En caso de piedras en la vesícula se puede usar, aunque con prudencia.

También resulta auxiliar para la memoria, ya que contiene polifenoles, químicos naturales que reducen el estrés oxidativo en el cerebro.

De acuerdo con estudios realizados por la Universidad de Massachusetts, ingerir una porción diaria de aceitunas mejora la memoria en un 25 por ciento.

Debido a su contenido en aceite y fibra vegetal, tiene un suave, pero eficaz efecto laxante.

Sus variedades

Las aceitunas se catalogan en tipos según su estado de maduración.

El color verde corresponde al momento en que el fruto no está maduro y el color negro cuando ya está maduro. En este proceso la aceituna va adquiriendo distintas tonalidades: rosáceas, moradas, entre otras.

Presentan en su degustación los cuatro sabores básicos: dulce, amargo, ácido y salado. Las rellenas incorporan otro alimento en su interior, existiendo hasta más de 80 tipos de rellenos.

Las negras en general aportan menos calorías: algunas variedades solo tienen 79 calorías por 100 gramos, equivalentes a unas 25 calorías por ración, Las verdes aportan una media de 150-177 o unas 40 calorías por ración. Además, las aceitunas negras aportan menos sal y más hierro.

Información: Edna Judith Nava González, presidenta del Capítulo Nuevo León del Colegio Mexicano de Nutriólogos y Patricia Rodríguez Calderón, responsable de la Clínica de Nutrición y Orientación Alimentaria de la Facultad de Salud Pública y Nutrición de la UANL

 
-

Comentarios

Sea pertinente, respetuoso, honesto, discreto y responsable. Términos completos