Un Papa sacudido por los escándalos

FILE - This April 19, 2005 file photo shows Pope Benedict XVI greeting the crowd from the central balcony of St. Peter's Basilica moments after being elected, at the Vatican. On Monday, Feb. 11, 2013 Benedict XVI announced he would resign Feb. 28, the first pontiff to do so in nearly 600 years. The decision sets the stage for a conclave to elect a new pope before the end of March. (AP Photo/Domenico Stinellis/FILE)
FILE - This April 19, 2005 file photo shows Pope Benedict XVI greeting the crowd from the central balcony of St. Peter's Basilica moments after being elected, at the Vatican. On Monday, Feb. 11, 2013 Benedict XVI announced he would resign Feb. 28, the first pontiff to do so in nearly 600 years. The decision sets the stage for a conclave to elect a new pope before the end of March. (AP Photo/Domenico Stinellis/FILE) — AP

CIUDAD DEL VATICANO, Italia — El Papa Benedicto XVI, líder de mil 200 millones de católicos en el mundo y el primer Sumo Pontífice en dimitir desde la Edad Media, enfrentó una grave crisis en la Iglesia católica, desacreditada por acusaciones de abusos sexuales y golpeada por el escándalo llamado "Vatileaks".

Nacido el 16 de abril de 1927 en el sureño poblado alemán de Marktl am Inn, el teólogo alemán, fue electo Papa a la muerte de Juan Pablo II, el 19 de abril de 2005, a los 78 años, 20 años más que los que tenía su antecesor.

A su llegada, se topó con la tarea monumental de purgar la Iglesia de un escándalo de abusos sexuales que creció durante el papado de Juan Pablo II, y que le estalló en las manos, siendo la crisis más grande de la Iglesia en las últimas décadas.

Cuando accedió a la cabeza de la Iglesia en 2005, las revelaciones sobre los escándalos de pedofilia por parte de religiosos ya habían hecho correr ríos de tinta en Estados Unidos.

Años después, en 2008, fue el primer Papa en manifestar su vergüenza y en reunirse con víctimas de abusos. Pero las revelaciones continuaron en 2009, con la emergencia de cientos de casos en Irlanda y otros países europeos, y más tarde en América del Norte y América Latina.

La protección de sacerdotes pedófilos por parte de la jerarquía aumentó el escándalo. A Benedicto XVI se le acusó de no haber hecho lo suficiente durante los 24 años que pasó al frente de la Congregación para la Doctrina de la Fe. No obstante, reconoció los "pecados" de la Iglesia y emprendió una operación de limpieza que se concretó con la dimisión de decenas de obispos.

Benedicto XVI es además el primer Pontífice que admite el uso del preservativo en casos muy limitados para evitar la difusión del sida.

No obstante, al igual que su predecesor Juan Pablo II se mantuvo inflexible sobre las cuestiones morales. En nombre de la defensa de la vida, mantuvo la condena del aborto, las manipulaciones genéticas, la eutanasia y el matrimonio homosexual. La postura ha provocado una incomprensión profunda de las tesis de la Iglesia en Occidente.

Según él, el cristianismo sólo será creíble si es exigente. Benedicto XVI prefiere una Iglesia minoritaria y convencida a una comunidad de fe vaga.

A lo largo de su papado prefiere rodearse de prelados cercanos y de doctrina firme, antes que de cortesanos.

Otro escándalo que hizo demasiado ruido dentro y fuera de El Vaticano fue el conocido como "Vatileaks", sobre la fuga de documentos confidenciales de la Iglesia, que dio lugar al arresto y condena de su mayordomo personal, Paolo Gabriele.

El escándalo dejó ver las tensiones internas sobre numerosos asuntos, entre conservadores y progresistas, tradicionalistas y modernistas, y partidarios de la transparencia y del secreto.

En cuando a las reformas internas, Benedicto XVI se mostró muy reservado y cerró la puerta a toda evolución sobre el celibato de los sacerdotes.

Benedicto multiplica los gestos hacia los tradicionalistas y abrió las puertas a los anglicanos conservadores, opuestos a la ordenación de mujeres y homosexuales. También acentuó el diálogo con los ortodoxos, sin ocultar sus divergencias fundamentales con los protestantes.

El Sumo Pontífice renunciará el 28 de febrero, momento en el que quedará vacante el cargo para la búsqueda de un sucesor, lo cual El Vaticano espera que se produzca antes de fines de marzo.

Benedicto XVI no participará del cónclave que elegirá a su sucesor, indicó el portavoz de El Vaticano, Padre Federico Lombardi.

 
-

Comentarios

Sea pertinente, respetuoso, honesto, discreto y responsable. Términos completos