Lacoste agrada con una colección polar y Max Azria mantiene su apuesta urbana

FASHIONWEEK

Modelos presentan creaciones de Lacoste durante la Semana de la Moda de Nueva York. EFE
Modelos presentan creaciones de Lacoste durante la Semana de la Moda de Nueva York. EFE

— Lacoste sorprendió hoy en la Semana de la Moda de Nueva York con una colección otoñoinvierno de lo más polar, mientras que Max Azria volvió con su segunda línea Hervé Leger orientada hacia la mujer profesional urbana.

Las carpas del Lincoln Center amanecieron hoy bajo el sol tras la tormenta de nieve de ayer, y aunque todavía quedaba acumulación en las esquinas, el ambiente era mucho más alegre entre el público y las firmas.

La organización trajo ayer equipos adicionales para retirar nieve, esparcir sal y evitar que hubiera acumulaciones peligrosas en las carpas bajo las cuales se desarrolla el certamen, de forma que no hubo problemas salvo algunos visitantes que no pudieron llegar debido al cierre este viernes de los tres aeropuertos neoyorquinos.

Lacoste presentó una colección de hombre y mujer inspirada en las expediciones polares, con colores muy suaves (blanco y marfil, pero también azul y verde claros) con estampados apenas perceptibles de paisajes, rocas o icebergs.

Impermeables casi transparentes, chaquetas y abrigos, a veces con hombros y mangas amplios, o también con grandes capuchas, daban volumen a las líneas. Para ellas, no faltaron boleros de amplios hombros.

Los conjuntos contrastaban a veces con un tono más vivo (naranja o verde) en cuellos altos. Además, cremalleras oblicuas o bolsillos en mangas y pecho.

También había vestidos y conjuntos para ambos sexos con la técnica del "patchwork" de colores contrastados (gris, blanco, verde) o similares (gama de gris y negro), a veces con combinación de tejidos acompañados de detalles de cuero.

En cuanto a tejidos, el tradicional piqué de la marca apareció aliado con algodón, lana y mohair, mientras que el cuero, dando parte de algunos detalles como en algunos vestidos o cazadoras.

Por su parte, el francoestadounidense Max Azria, que figuró en la primera jornada con su línea juvenil BCBG, tuvo hoy en un segundo día la línea Hervé Leger, orientada hacia una mujer joven pero también activa, profesional y urbana.

Vestidos y faldas por debajo de la rodilla, con botas altas o leggings en estampados similares a las demás prendas, destacaban en la colección.

También había chaquetas con enormes capuchas de pelo y, como es habitual en esta firma, no faltaron algunos arneses en cinturas y torsos.

Llamaron mucho la atención los estampados y decoraciones florales o líneas imaginarias, a veces muy coloristas y en contraste con el fondo de vestidos y trajes, y en otras con un tono similar.

Y en colores, había bastante negro, berenjena o combinaciones de dorados o caqui con negro. Con frecuencia, las cremalleras de vestidos y faldas eran muy visibles, un elemento estético más, tanto si estaban situadas delante o detrás de las prendas.

Hoy debutó en el programa oficial de la Semana de la Moda, aunque no en el Lincoln Center, la joven española Katarina Grey (25 años), quien presentó una colección inspirada en los lujosos decorados del Palacio de Versalles, dentro de su línea sofisticada y tejidos ricos (satén, crepe, cuero), con encajes, bordados y brocados, aunque también con elegantes negros lisos.

Entre los demás desfiles de hoy, figuró la coreana Sun Jung Wan, que mostró una evolución moderna del vestido clásico, en tonos suaves (marfil, crudo, rosa pálido, beis) y tejidos ligeros, combinados con parcas y boleros y cálidas estolas de pelo.