Diseñadora de joyas mexicana presentó nueva colección en Nueva York

EEUU JOYAS

Fogorafía cedida en donde se aprecia una de las joyas diseñadas por la diseñadora de joyas, la mexicana Sara Beltrán, quien presentó hoy, jueves 7 de febrero 2013, en Nueva York. EFE/Sara Beltrán/SÓLO USO EDITORIAL/NO VENTAS
Fogorafía cedida en donde se aprecia una de las joyas diseñadas por la diseñadora de joyas, la mexicana Sara Beltrán, quien presentó hoy, jueves 7 de febrero 2013, en Nueva York. EFE/Sara Beltrán/SÓLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

— La diseñadora de joyas Sara Beltrán presentó hoy en Nueva York, donde radica, su nueva colección de joyas para su línea Deszso en las que están presentes su natal México y la India, donde tiene su taller y en donde residió durante tres años.

Las piezas que confecciona la mexicana son conocidas por estar inspiradas en el mar: collares, pulseras y sortijas en forma de caracol, dientes de tiburón fosilizados, que complementa con diamantes y otras piedras preciosas, a lo que ha agregado pulseras tejidas en una comunidad de Ciudad Juárez.

"Esta nueva colección de 60 piezas está inspirada en el Nahual. Según la mitología, los chamanes que cazaban animales se convertían en medio animal", dijo al referirse a la creencia de grupos indígenas.

Desde la época prehispánica se atribuye a los dioses de las culturas maya, tolteca y mexica, entre otras, la facultad de tomar la forma de un animal (nahual) para interactuar con los humanos.

"Es como si yo me convirtiera un poco en india. Es un tributo a India y a México, que siempre está presente en mi trabajo, pero la línea sigue inspirada en el mar", dijo a Efe la diseñadora, que creó Dezso (Deseo) en 2004.

En su colección de 2012 también estuvieron presentes India y México.

"Siempre me gustó mucho el mar, me encanta y le tengo mucho respeto", dijo y recordó que al comienzo de su carrera usaba para sus creaciones madera y semillas y posteriormente conchas.

Beltrán, que vive en Nueva York desde 1997, hizo luego moldes de conchas que siguen presidiendo su trabajo, y en 2009 viajó a Jaipur, India, donde vivió durante tres años y mantiene allí su taller.

"Tienen los mejores artesanos en técnica de la antigua joyería y en el tallado de piedras, nada como India", afirmó la diseñadora, que el año pasado recibió el premio "Joven icono de estilo por diseño de joyas" de la revista Vanidades, que se entrega en Nueva York desde hace dos años.