Richard Cabral, un actor que dejó atrás el violento mundo de las pandillas

GENTE

El actor hispano Richard Cabral posa para una fotografía durante una entrevista con Efe el martes 5 de febrero 2013, en Los Ángeles. EFE
El actor hispano Richard Cabral posa para una fotografía durante una entrevista con Efe el martes 5 de febrero 2013, en Los Ángeles. EFE

— El hispano Richard Cabral logró salir del mundo de las pandillas del este de Los Ángeles para encontrar un lugar en Hollywood, desde donde busca ser una inspiración para otros jóvenes que quieren salir de ese circulo de violencia.

Por esos esfuerzos, Homeboy Industries, organización que ofrece ayuda a los pandilleros angelinos, reconocerá a Cabral el próximo 15 de abril con el premio "Héroe de 2013" por ser un ejemplo de que sí es posible salir del ambiente de las pandillas.

En menos de cuatro años de carrera artística, Cabral ha participado en populares cintas como "A Better Life", "Rampart" y "End of Watch", así como en las series televisivas "Luck", "Body of Proof" y "Southland".

El sacerdote Greg Boyle, fundador y director de Homeboy Industries, dijo a Efe que el homenaje está relacionado con algo más importante que los triunfos de Cabral en la meca del cine.

"Este año lo escogimos a él, no tanto por el éxito que ha alcanzado en su carrera, sino por el nivel de conciencia que ha adquirido. El entiende lo vacío y superficial que fue su pasado como pandillero y ha decidido entregarse a una comunidad como ésta", señaló Boyle.

Para Cabral, el galardón tiene un especial significado, pues proviene de una organización que creyó en él cuando nadie más le daba una segunda oportunidad.

"Este premio es especial porque es el aniversario 25 y fue aquí donde todo comenzó, y si no fuera por este hombre, el padre Greg, yo no estaría acá. No hay nadie que haya hecho lo que él por los chicos de Los Ángeles, y si no me dan otro premio por el resto de mi vida no hay problema, voy a estar bien", aseguró a Efe el actor.

Boyle reconoce que el esfuerzo de Cabral es similar al de muchos en su organización, pero explica que el "Héroe del Año" tiene unas características especiales.

"Tenemos muchos héroes que trabajan acá, se gradúan y se vuelven parte del staff, pero para poder ganarse este reconocimiento tienen que trascender este espacio e ir más allá y salir adelante. Creímos que él era el adecuado y no nos equivocamos", afirmó.

Cabral nació hace 29 años en una familia hispana del este de Los Ángeles y vivió sus años de juventud influenciado por el violento mundo de las pandillas.

Tras pasar dos años en la cárcel, se inspiró en la historia del exconvicto, actor y director Danny Trejos y se fijó la meta de cambiar su propia historia a través de la actuación.

"A los 25 salí de prisión por un cargo de intento de asesinato que fue desechado, tenía dos strikes (advertencias), nadie me contrataba y decidí ver si el padre Greg me podía ayudar", dijo Cabral, quien trabajó durante dos años como recepcionista y en la panadería de Homeboys.

Tuvo su primera oportunidad de actuar en 2009 en la serie "Southland", y en ese momento Cabral descubrió que necesitaba aprender el oficio de verdad y se entregó a ello con dedicación a través de cursos y la lectura.

Cabral acaba de filmar un papel secundario en la película "The Counselor", dirigida por el famoso Ridley Scott y espera completar su participación en la cinta independiente "Devil's Ink".

"Esta gente está escribiendo sobre mi vida, pero nadie puede contar la historia mejor que yo, y eso es algo que creo firmemente. Lo que me interesa ahora es mostrar la humanidad de los pandilleros, las cosas que no se ven", comentó sobre su aporte a los papeles en que interpreta.

La celebración en la que Cabral compartirá escenario con Martin Sheen, el próximo 15 de abril, servirá para que Homeboys recaude fondos necesarios para sus programas de empleo, eliminación de tatuajes y funcionamiento, entre otros, pero, sobre todo, para difundir una filosofía en pro de la vida.

"A los pandilleros espero enviarles el mensaje de que es posible tener esperanza en una mejor vida y (quiero) que se imaginen algo diferente, más allá de la violencia y los estrechos confines de la vida en las pandillas", concluyó Boyle.