La reforma energética mexicana, en la recta final para su entrada en vigor

MÉXICO PETRÓLEO

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, EFE/Presidencia de México/Archivo/Solo uso editorial
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, EFE/Presidencia de México/Archivo/Solo uso editorial

— La reforma energética, la más importante de las impulsadas hasta ahora por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, está en la recta final para su entrada en vigor, luego de que la Comisión Permanente del Congreso la declarara hoy constitucional.

"Se declaran reformados y adicionados los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución (...) en materia energética; pasa al Ejecutivo para los efectos constitucionales", dijo Ricardo Anaya, presidente de la Comisión Permanente, que reemplaza al Parlamento en periodo de receso.

El paso se produjo después de que los poderes legislativos de 24 de los 32 estados del país aprobaran la iniciativa, que abre el sector energético al capital privado y termina con más de siete décadas del monopolio del Estado en la explotación del petróleo y del gas.

Por tratarse de una reforma a la Carta Magna, el proyecto de ley debía ser ratificado por la mayoría de las legislaturas de los estados mexicanos.

Aunque el presidente Peña Nieto ha dicho que promulgará la reforma de inmediato, ese trámite aún tardará unos días dado que esta semana realiza una visita de Estado en Turquía y volverá a México el próximo viernes.

La iniciativa fue aprobada la semana pasada por la Cámara de Diputados y el Senado en medio de una fuerte polarización política en el país y una intensa campaña de la izquierda para exigir que los recursos energéticos permanezcan en poder del Estado.

Varios legisladores de izquierda volvieron hoy a arremeter contra la reforma y su rápida aprobación en la sesión de la Comisión Permanente, al tiempo que mostraron pancartas con la leyenda "EPN, traidor a la patria", en alusión al mandatario.

El diputado izquierdista Ricardo Mejía, del Movimiento Ciudadano, denunció que "un puñado de traidores a la patria" entregó a las compañías extranjeras la principal riqueza de México.

La reforma energética "es el mayor atraco" al país, afirmó Mejía en la misma línea del discurso de todos los legisladores de izquierda durante el debate de la semana pasada en el Congreso.

Advirtió que "la batalla no ha acabado" y que "seguirán luchando" para echar abajo la reforma constitucional.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), la principal fuerza política de izquierda del país, anunció un plan de acción "en defensa de la soberanía nacional y los recursos energéticos", que contempla intensificar la campaña de recolección de firmas para que la reforma sea sometida a una consulta popular en 2015 en coincidencia con las elecciones legislativas.

También incluye actos de "resistencia" y "desobediencia civil", el primero de los cuales será una "magna marcha nacional" el próximo 31 de enero contra una reforma que considera "antipatriota" y "entreguista".

"Sus consecuencias serán tan graves o más que la pérdida de Texas y de la mitad del territorio (mexicano) en el siglo XIX. Nos convierte en un país aún más dependiente de los intereses de las corporaciones extranjeras y de sus gobiernos", advierte el plan del PRD.

La defensa de la iniciativa quedó en manos de los legisladores del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del conservador Partido Acción Nacional (PAN), quienes aseguraron que permitirá un mejor aprovechamiento de los recursos energéticos del país.

El senador Javier Lozano, del PAN, dijo que no se trata de privatizar la empresa pública Petróleos Mexicanos (Pemex), que actualmente "no cuenta con recursos ni tecnología suficiente para dar abasto y competir a nivel internacional", sino de "fortalecerla".

El diputado Manlio Fabio Beltrones, del PRI, celebró la aprobación de la reforma energética, a pesar de los insultos y las descalificaciones procedentes de los legisladores de la izquierda, a los que calificó de "hipócritas".

Tras la entrada en vigor en los próximos días, los legisladores aún deberán aprobar las leyes reglamentarias, para lo cual tienen un plazo de 120 días, y sus primeros efectos tardarán al menos dos años.

El Gobierno mexicano confía en que los primeros contratos con particulares para la explotación de hidrocarburos se asignen en 2015, que se espera generen unos 500.000 empleos y la reducción de las tarifas de la energía y el gas.

Se trata de una "reforma trascendental" que "contribuye a quitarle los frenos a la economía mexicana" y aprovechar su "verdadero potencial", dijo el ministro mexicano de Hacienda, Luis Videgaray, tras admitir que el crecimiento de este año fue "decepcionante".

Tras la aprobación de esta y otras 15 reformas constitucionales, el reto para 2014 es implementarlas a fin de que se traduzcan en beneficios para la población, aseveró Videgaray.

 
-

Comentarios

Sea pertinente, respetuoso, honesto, discreto y responsable. Términos completos