Daniel Luque y Spínola cortan sendas orejas en La México

TOROS MÉXICO

El torero español Daniel Luque corta oreja a su segundo toro de la tarde "Canelito" de 512 kg en la octava corrida de toros de la Plaza de Toros México. EFE
El torero español Daniel Luque corta oreja a su segundo toro de la tarde "Canelito" de 512 kg en la octava corrida de toros de la Plaza de Toros México. EFE

— El diestro español Daniel Luque y el mexicano Fermín Spínola cortaron sendas orejas en la octava corrida de la temporada 2013/4 en la Monumental Plaza México.

También actuó el mexicano Uriel Moreno "El Zapata", que se fue de vacío.

Con una entrada muy floja, unas cinco mil personas, se lidiaron seis toros de Valparaíso, de tipo desiguales, peso y condiciones de lidia. Un encierro al que le faltó raza y, por tanto, transmisión, dado que abundó la sosería y el estilo de su fama. Hubo un séptimo de regalo de Los Ebanos que fue devuelto sin picarse por otro de Xajay, problemático, que fue un segundo regalo.

"El Zapata" tuvo una tarde aciaga, en la que nunca vio claro a sus enemigos, cumpliendo con capote, banderillas muleta y espada. Hubo algunos pitos en el primero y silencio en el que hizo cuarto.

Spínola lució sin sitio, aunque en su primero al final de su faena estuvo valiente, pero pinchó, silencio. Con el quinto bien con banderillas, un trasteo sin plan que no fue faena y el mejor momento su estocada. Petición de oreja que fue concedida con ligeras protestas.

El sevillano Luque, con el tercero que fue el mejor con pocos pases, hizo lo más interesante y de valía, pero pinchó dos veces y salió al tercio para saludar. Con el sexto hizo un esfuerzo pero la res no ayudaba en nada y no hubo lo que se dice faena para concluir de estocada trasera y otra oreja de bajo nivel.

El de Gerena regaló un séptimo de Los Ebanos, manso y al menos metía la cara y sin picarse se fue a los corrales y salió un segundo regalo, el de Xajay que fue muy malo y Luque poco pudo hacerle. Lo mató pronto y se silenció su actuación.

El subalterno español Abraham Neyra saludó montera en mano en el tercio por dos pares de banderillas y el picador mexicano César Morales escuchó fuerte ovación por un espectacular puyazo.

El público de la Monumental salió de la plaza con la sensación de que el juez (presidente) Gilberto Ruiz Torres puso muy baratos los trofeos, pero éste declaró que concedió las orejas basándose en el Reglamento, que señala que si hay petición mayoritaria debe otorgarse.