Boehner nombra nueva asesora en aparente gesto a favor de reforma migratoria

REFORMA MIGRATORIA

El vicepresidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner. EFE/archivo
El vicepresidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner. EFE/archivo

— Rebecca Tallent, una experta en política migratoria, se convirtió hoy en nueva asesora para inmigración del presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, el republicano John Boehner, en un aparente gesto de la voluntad de ese líder de dar un impulso definitivo la reforma migratoria.

Tallent, hasta ahora directora de política migratoria en el centro de estudios Bipartisan Policy Center, trabajó durante muchos años para el senador republicano John McCain y anteriormente para el congresista del mismo partido Jim Kolbe, ambos simpatizantes con la idea de una reforma migratoria integral.

La experta comenzó a trabajar hoy en el equipo de Boehner, que confía en que con su ayuda sea posible "aprobar reformas migratorias paso a paso y de sentido común", según explicó el portavoz del líder republicano, Michael Steel, a la revista The Hill.

El anuncio ha sido recibido de forma negativa por quienes se oponen a una reforma migratoria y con cauteloso optimismo por los activistas que llevan años abogando por su aprobación.

Kica Matos, portavoz del Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM, por sus siglas en inglés), consideró hoy que la medida se queda pequeña si se piensa en las "más de 1.100 personas separadas de sus familias, comunidades y hogares por deportaciones cada día que pasa sin que Boehner" actúe por la reforma.

"Para vivir tranquilas, nuestras familias necesitan más que pequeños pasos", dijo Matos a Efe.

"Así que no cesarán su lucha por justicia hasta que Boehner pare de separar familias y apruebe una reforma migratoria integral", agregó.

La noticia ha sido bien recibida por algunos de los legisladores que más apoyan la idea de una reforma migratoria, como el demócrata Luis Gutiérrez o el republicano Mario DíazBalart.

"Es un paso en la dirección adecuada", señaló Gutiérrez a The Hill.

"Ella es brillante, sabe mucho. Ésta es una gran, gran victoria para Boehner. Ella no haría esto si fuera una pérdida de su tiempo", indicó por su parte DíazBalart.

Menos positivos se muestran los oponentes de la reforma tal y como está planteada, como la Federation para una Reforma Migratoria Estadounidense (FAIR, por sus siglas en inglés).

"Claramente la han contratado para ayudar a que Boehner consiga su objetivo (de amnistía). Si había alguna duda sobre cuál era la opinión de él, se ha resuelto. La ha contratado como arquitecta de la amnistía, y la agenda para 2014 está clara", dijo un portavoz de FAIR, Bob Dane, al diario International Business Times.

Los oponentes de la reforma llaman "amnistía" a las disposiciones que abren una vía para la legalización y eventual ciudadanía a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula viven en el país.

Boehner se negó el mes pasado en rotundo a someter a consideración en la Cámara de Representantes el texto integral bipartidista aprobado en junio por el Senado, lo que ahogó las esperanzas de lograr una ley antes de que finalice el año, como quería la Casa Blanca.

El "no" de Boehner también llevó al presidente Obama a ceder en su exigencia de aprobar la reforma de una sola pieza, y a acceder a que se apruebe por partes, como pretenden los líderes republicanos.