La lucha libre mexicana se asoma en la Feria del Libro de Costa Rica

COSTA RICA LIBROS

La FIL concluirá el próximo domingo y se espera que reciba más de 30.000 visitantes. EFE/Archivo
La FIL concluirá el próximo domingo y se espera que reciba más de 30.000 visitantes. EFE/Archivo

— Imágenes de la lucha libre mexicana, con todo su color y brillo, han llamado la atención de muchos en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) que se celebra esta semana en Costa Rica.

La muestra fotográfica titulada "Espectacular de lucha libre", es parte de las atracciones que México, como país invitado de honor de la FIL, llevó a San José, junto con una delegación de 48 personas y 9.000 obras literarias.

Las instantáneas retratan 30 años de registro de esta manifestación de la cultura popular de México por parte de la fotógrafa mexicana Lourdes Grobet, y están a disposición del público en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC).

La muestra se compone de 124 fotografías que fueron elegidas entre más de 20.000 negativos. Las imágenes de Grobet también estarán disponibles en un libro que se podrá adquirir en la misma feria.

"La primera vez que fui a ver lucha libre me resultó muy interesante y me di cuenta de que ahí estaba México, ahí estaba el país que yo quería conocer, el verdadero mexicano, ya no el campesino, sino el mexicano urbano", explicó la autora en un comunicado.

"La lucha libre mexicana se distingue de las demás porque está absolutamente ligada con lo prehispánico en el uso del color, la actuación y el uso de la máscara, que se usa en todos los rituales", agregó.

En "Espectacular de lucha libre", treinta años de este deporteespectáculo pasan por la lente de Grobet, que ha logrado captar imágenes llenas de drama y humanismo.

Para la artista, tanto luchadores como espectadores son "partes inseparables de un deporte ligado a lo teatral y lo carnavalesco", por lo que sus imágenes muestran tanto a los míticos "Santo", "Blue Demon", "El Solitario", "Irma González" o la "Briosa" como a quienes ríes, se emocionan y hasta sufren con cada batalla en el ring.

Según Grobet, en tres décadas de fotografiar el mismo tema fue descubriendo diversas vertientes, por lo que la muestra inicia con una fotografía panorámica de una desaparecida arena donde se realizaba el espectáculo y otras donde capta las emociones que se generaban en el público.

Luego, se interesó por las mujeres que participan en este deporte, así como en los ámbitos personales de la vida de los luchadores, obras que se ubican en una sala dedicada al retrato.

"Mi trato cercano con las mujeres de la lucha libre me dio una visión diferente a lo que es la fuerza de la mujer. Esas mujeres son decididas, rebeldes, han hecho de su vida lo que han querido y se han metido en un mundo masculino con apoyo o no de la familia", explicó la artista.

La FIL concluirá el próximo domingo y se espera que reciba más de 30.000 visitantes.