Industria agrícola de Carolina del Norte busca anular veto de Gobernador

AGRICULTURA TRABAJO

Fotografía donde aparece el gobernador republicano de Carolina del Norte, Pat McCrory. EFE/Archivo
Fotografía donde aparece el gobernador republicano de Carolina del Norte, Pat McCrory. EFE/Archivo

— La industria agroalimentaria busca anular el veto del gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, al proyecto de ley que buscaba facilitar la contratación de trabajadores temporales mediante la ampliación de excepciones al uso del programa EVerify.

McCrory vetó la semana pasada la HB 786, que exime la aplicación de la medida federal a cualquier trabajador contratado durante un máximo de nueve meses.

La ley actual excluye sólo a los trabajadores temporales contratados por 90 días o menos.

Larry Wooten, presidente del North Carolina Farm Bureru, afirmó hoy a Efe que la organización trabaja con los líderes de la Asamblea General para lograr que en dos semanas regresen los legisladores y discutan el proceso de anular el veto del gobernador.

"Sigue siendo muy difícil encontrar trabajadores para el campo por el aumento de las deportaciones y seguridad en la frontera. Nuestros asociados apoyan la HB 786, que resolvería en gran parte el problema de la escasez mano de obra", apuntó Wooten.

El presidente de la Cámara de Representantes de Carolina del Norte, el republicano Thom Tillis, ha expresado en varias ocasiones que consulta con sus colegas para saber si cuenta con los suficientes votos.

"Estoy al tanto que en este momento los líderes de la Asamblea General están contando los votos", enfatizó Wooten.

El gobernador dejó claro que la razón principal de vetar la ley era "salvar" los trabajos de los ciudadanos y residentes norcarolinos.

"Esta legislación (HB 786) tiene un vacío legal que permitiría a las empresas eximir a un mayor porcentaje de sus trabajadores para demostrar que son ciudadanos o residentes legales. Cada trabajo que es ocupado por un inmigrantes ilegal, es un empleo menos disponible para un legal", reiteró McCrory.

"Tenemos que hacer crecer la economía, pero no arriesgando los puestos de trabajo de los residentes legales del estado", enfatizó el republicano.

La agricultura es la industria más grande de Carolina del Norte, que aporta a la economía del estado 71.000 millones de dólares anuales y emplea al 17 % de los trabajadores del estado, de los cuales el 85 % son inmigrantes hispanos, entre documentados e indocumentados, que trabajan en el campo.

El estado sureño es líder nacional en la producción de tabaco, papa dulce y árboles de Navidad, superando a zonas agrarias como Kentucky, California y Tennessee, y además es el mayor empleador de inmigrantes bajo el programa de visas de trabajo H2A.

Una encuesta reciente del North Carolina Farm Bureru, que agrupa a más de 500.00 miembros, arrojó que el 60% de los agricultores tienen problemas para encontrar trabajadores locales y cualificados para trabajar en las cosechas.

Los agricultores consideran que el programa EVerify está "plagados de errores", es muy burocrático, y perjudica los planes de expansión de la mano de obra en las granjas.

"Si no conseguimos tumbar el veto, será muy perjudicial para la mayoría de las industrias del estado, y en especial para la agricultura", dijo a los medios Ralph Carter, productor de arándanos en el condado Bladen, al norte del estado.

Por su parte, el Departamento de Agricultura y Servicios de Consumo de Carolina del Norte, considera que los 90 días de excepción que actualmente tienen las empresas bajo la ley "no es suficiente" para la mayoría de las granjas.

Generalmente, las cosechas de productos del campo como tabaco comienzan en el invierno y se prolongan hasta los meses del otoño, o como las manzanas y tomates, que duran más de tres meses.

Sin embargo, el capítulo de Carolina del Norte de la Asamblea Nacional de Hispanos Republicanos elogió el veto del gobernador, afirmando que la HB 786 "perjudicaría a los latinos, generaría confusión entre los trabajadores, y aumentaría el desempleo".

Sin embargo, Wooten resaltó que su organización continuará trabajando para que haya un cambio de leyes de inmigración a nivel de Washington.

"Durante este receso de verano nos reuniremos con miembros de nuestra delegación de congresistas para que apoyen y llevan a votación el proyecto migratorio del Senado", concluyó Wooten.