Condenan a un puertorriqueño a dos cadenas perpetuas por asesinato en Orlando

JUSTICIA SENTENCIA

Vista de varios jurados en un tribunal de los EE.UUU. EFE/Archivo
Vista de varios jurados en un tribunal de los EE.UUU. EFE/Archivo

— Un puertorriqueño fue condenado a dos cadenas perpetuas por el asesinato en primer grado de dos adolescentes ocurrido el año pasado en un frecuentado parque de la ciudad de Winter Park, cerca de Orlando (Florida).

Héctor Rodríguez, de 32 años, fue sentenciado cerca de la medianoche del miércoles por un jurado de un tribunal del condado de Orange por matar a los estudiantes Nicholas Presha, de 16 años, y Jeremy Stewart, de 18.

Durante el juicio, que duró poco más de dos semanas, Rodríguez rechazó una oferta de la fiscalía de declararse culpable, y a cambio, recibir una condena de hasta 30 años.

El puertorriqueño también fue encontrado culpable por dos cargos de secuestro y dos por robo con el uso de un arma de fuego.

Según su abogado, Jason Bankwitz, Rodríguez apelará el veredicto, ya que, afirma, el autor de los asesinatos fue su amigo y cómplice, Jesse Davis.

En noviembre pasado, Davis, de 31 años, se declaró culpable de los mismos cargos y también fue sentenciado a cadena perpetua.

Durante el juicio se esperaba que éste declarara a favor de Rodríguez, pero a última hora se negó a responder las preguntas de la defensa alegando que las "voces" que escuchaba en su cabeza le pedían que no atestiguase.

El fiscal a cargo del caso, Ken Lewis, rechazó que Rodríguez fuese inocente de los asesinatos y aseguró que "toda la evidencia muestra que éstos fueron un trabajo de dos personas".

"Después de robarles, los llevaron al parque, les dispararon, tipo ejecución, y después quemaron sus cuerpos", dijo el fiscal a los doce miembros del jurado.

Según un reporte policial, Rodríguez y Davis planeaban despojar a los adolescentes de una pistola robada que éstos pretendían venderles, pero finalmente decidieron matar a estos estudiantes de una escuela secundaria del área.

Después de golpearlos, e ignorando los ruegos por sus vidas de los adolescentes, según declararon testigos en el juicio, Rodríguez y Davis los trasladaron hasta Cady Trail, un frecuentado parque de bicicletas en Winter Park, donde los mataron de un tiro en la nuca y quemaron sus cuerpos, en un crimen tipo mafia que conmocionó a la región.

Tras el veredicto, Rodríguez fue trasladado a la cárcel del condado de Orange, desde donde será enviado a un correccional estatal donde cumplirá su condena.