Legalizar el Estado: reflexión de Juan Carlos Reyna

Legalizar el Estado: Juan Carlos Reyna*

Esta mañana fue asesinado el esposo de mi hermana. Mi sobrino, su hijo, es músico y está formándose de manera profesional. En la terrible coyuntura que vive mi familia, creo que las prioridades en el área de música y literatura son las mismas que las del resto de los rubros de la vida social en México: legalizar el Estado, en especial respecto al horrendo nivel de violencia y corrupción que pudre al País.

No se pueden generar espacios y experiencias para la música sin garantizar la seguridad pública en los estados. Quizá en la Ciudad de México, donde yo vivo, uno puede ir a festivales y conciertos sin preocuparse por su seguridad, no así en ciudades como Tijuana, Monterrey o Tamaulipas. Hace una semana toqué en Guadalajara en un festival al aire libre, y durante el evento hubo amenazas de atentados de ataques violentos. En la literatura opino lo mismo.

Las estructuras que solían dar sentido a la vida pública de México, absolutamente corrompidas por la corrupción, también están presentes en el área de la política cultural. El caso CECUT durante el sexenio pasado es un ejemplo. El País está al borde del colapso, y como humanista creo que la cultura puede salvar algo de la humanidad que nos queda. Las trincheras, sin embargo, no están en la política cultural emprendida por el Estado (basta de ese paternalismo bizarro de Conaculta). Más bien el futuro está en iniciativas independientes: editoriales, disqueras, gestores. Es decir, desde la sociedad civil, desde nosotros.

*Músico y escritor. Es colaborador del Colectivo Nortec y autor de Confesión de un sicario.

 
-

Comentarios

Sea pertinente, respetuoso, honesto, discreto y responsable. Términos completos