La Justicia brasileña suspende la licitación para la gestión del Complejo Deportivo del Maracaná

JUEGOS OLÍMPICOS RÍO 2016

El Ministerio Público cuestionó también la legalidad de la participación en la licitación de la empresa IMX, del multimillonario Eike Batista y señalada por los medios de comunicación como la favorita para ganar. EFE/Archivo
El Ministerio Público cuestionó también la legalidad de la participación en la licitación de la empresa IMX, del multimillonario Eike Batista y señalada por los medios de comunicación como la favorita para ganar. EFE/Archivo

— El Tribunal de Justicia del estado brasileño de Río de Janeiro suspendió hoy la licitación para la gestión del Complejo Deportivo del Maracaná, que tenía previsto anunciar mañana a la empresa vencedora, informó una fuente judicial.

La jueza Roselí Nalín argumentó que el certamen está "supuestamente viciado" por la falta de detalle de los estudios realizados por la gobernación de Río, lo que conlleva "falta de transparencia", según un comunicado del Tribunal.

Nalín señaló que dar continuidad al proceso de licitación "podría generar daños de difícil o imposible reparación a toda la colectividad".

En su denuncia, el Ministerio Público consideró que la licitación estaba "dirigida" para que la ganara la empresa IMX, propiedad del multimillonario Eike Batista y responsable de preparar el estudio de viabilidad que se ha usado en la licitación, hecho que le dio acceso a informaciones privilegiadas.

Además la fiscalía cuestiona que el proyecto licitatorio contemple la demolición de un estadio de atletismo y un parque acuático que forman parte del Complejo Deportivo del Maracaná.

La demolición de ambos no sería necesaria para la realización del Mundial de Fútbol de 2014 y de los Juegos Olímpicos de 2016, según la fiscalía.

El Gobierno de Río de Janeiro, que pretendía anunciar mañana en el Palacio de Guanabara el nombre de la empresa vencedora de la licitación, informó en un breve comunicado que apelará la decisión.

La empresa vencedora administrará el estadio Maracaná y el coliseo Maracanazinho en los próximos 35 años, además de responsabilizarse por la demolición del estadio de atletismo, el parque acuático y una escuela municipal que están en el recinto.

El proyecto tiene previsto la construcción en esas áreas de centros de entrenamiento, los museos del fútbol y olímpico y un gran aparcamiento.