Se desata la Xolomanía en Tijuana

El fenómeno abarca a todos. Ayer, 20 de 30 personas esperaron afuera de un Outlet, sobre Revolución, para adquirir mercancía de los Xoloitzcuintles.
El fenómeno abarca a todos. Ayer, 20 de 30 personas esperaron afuera de un Outlet, sobre Revolución, para adquirir mercancía de los Xoloitzcuintles. — Agencia Reforma

TIJUANA, BC - Gregorio Contreras Navarro llora cada que pierden los Xoloitzcuintles. Para su fortuna, eso sólo ha ocurrido 6 veces desde que Antonio Mohamed llegó al cargo en septiembre de 2011.

Su madre Jovita dice que el jueves pasado estuvo inconsolable. La derrota contra León tocó fibras profundas. Dos horas de llanto requirieron medidas extremas.

"Hasta las 11 de la noche se le quitó el llanto. Le compramos la playera original de los Xolos, de a 100 dólares", dijo.

Gregorio tiene Síndrome de Down, pero eso no le impide ser el aficionado número 1 y pasearse por la Avenida Revolución orgulloso con su jersey y su gorra del equipo.

Él es uno más de aquellos que viven la "Xolomanía" en Tijuana.

El fenómeno abarca a todos. Ayer, 20 de 30 personas esperaron afuera de un Outlet, sobre Revolución, para adquirir mercancía de los Xoloitzcuintles. Carlos Sandoval aprovechó un viaje de trabajo para hacer una escala y comprar 3 playeras, de a 100 pesos cada una.

"Mientras no se enteren todo está bien", expresó.

En la tienda no se daban abasto para vender chamarras de 300 pesos, 2 gorras o un suéter por 99 y sudaderas de 149.

"El domingo sí se dejó venir mucho la gente con eso de la 'Xolomanía', se está vendiendo bastante la mercancía y nos han pedido más, hace falta para complacer a todos", dijo el empleado Carlos Saldívar.

Los restaurantes, como el Tenampa, ubicado en pleno Zócalo, también se han visto beneficiados.

"A veces los clientes están tan emocionados que dicen 'quédate con el cambio' y ni ven cuánto es. El otro día eran 5 dólares y ha de haber pensado que me dio de a 10, pero me dio 20 y me dijo 'quédate con el cambio'", relató la mesera Alejandra Vázquez al recordar el Xolos-Monterrey de los Cuartos de Final.

Hasta el director deportivo Ignacio Palou percibe la diferencia.

"En la ciudad sí existe este fenómeno, denominado como quieran ponerle, se ven en las calles, en la gente, en todos nosotros, que estamos enamorados de nuestro equipo", dijo Palou.