El lord víctima de falsas acusaciones de abusos, contra los tuiteros

R.UNIDO BBC

— Lord Alistair McAlpine, el exasesor de Margaret Thatcher que ha sido víctima de unas falsas acusaciones de abusos de menores a raíz de un reportaje de la BBC, ha decidido presentarle batalla a los tuiteros que hicieron circular su nombre por error y busca que paguen una compensación por difamación.

Un programa divulgado el pasado día 2 por la BBC sobre supuestos abusos en un hogar de acogida de niños en Gales salpicó por error a McAlpine, ya que en miles de cuentas de Twitter lo identificaron erróneamente como el responsable de los malos tratos.

Tras ver su nombre circular por internet, el antiguo asesor de la ex primera ministra británica reaccionó horrorizado por unas acusaciones tan graves y aseguró que buscaría medidas legales.

Según informa la prensa británica, los abogados de McAlpine se han puesto ya en contacto con Scotland Yard para que investigue a miles de personas que utilizaron la red para divulgar falsas acusaciones y se han negado a disculparse.

McAlpine ha prometido ir a por la "Hermandad Twitter", incluso contra los que colgaron los enlaces que remitían a las páginas que lo identificaban, a fin de darles una lección, según la prensa.

Pero el conocido lord, de 70 años, no lo hará en los tribunales para exigir el pago de una abultada compensación económica, a lo que tendría derecho en virtud de las leyes británicas sobre libelo.

En cambio, pedirá a los miles de tuiteros que hagan una donación simbólica, de cinco libras (unos seis euros), destinada a una organización benéfica, "Children in Need", que apoya la BBC y cuyo objetivo es ayudar a menores con problemas de aprendizaje.

Esta donación corresponderá a los que tengan cuentas Twitter con menos de 500 seguidores, aunque puede pedir una contribución mucho mayor a los que tengan más seguidores.

Tras la petición de McAlpine a la Policía, un portavoz de Scotland Yard ha indicado que estudiará el caso.

Los abogados del antiguo político han identificado a más de mil personas que tuitearon su nombre y a otras 9.000 que reprodujeron en sus cuentas los tuiteos de otros.

Entre los que tuitearon el nombre figuran Sally Bercow, esposa del presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, y el conocido comediante Alan Davies, si bien éste se ha disculpado, según informa la prensa británica.

El caso en el que se vio afectado McAlpine causó un gran daño a la reputación de la BBC, hasta el punto de que su director general hasta el pasado día 10, George Entwislte, se vio obligado a dimitir.

El controvertido reportaje, emitido en "Newsnight", uno de los espacios periodísticos estrella de la BBC, hacía referencia a presuntos abusos en un hogar del norte de Gales e implicaba a un antiguo político de Thatcher, aunque no daba nombres.

Sin embargo, los tuiteros se apresuraron a divulgar por error el nombre de lord McAlpine, lo que motivó la furia del antiguo político, que amenazó con medidas legales por "difamación".

Desde que estallara la polémica hace dos semanas, el lord ha llegado a un acuerdo con la BBC para que le indemnizara con 185.000 libras (unos 229.400 euros) por los problemas que causó el programa.