All My Friends busca borrar estereotipos negativos de Tijuana a través de la música

De izquierda a derecha, Pablo Dodero, Argenis García y Marty Preciado, quienes promueven el All My Friends. 
De izquierda a derecha, Pablo Dodero, Argenis García y Marty Preciado, quienes promueven el All My Friends.  — Nelvin C. Cepeda

Festival de Música All My Friends

Cuándo: Sábado 17, 2 p.m.

Dónde: Casa de la Cultura, Avenida París y Lisboa 5, Altamira, Tijuana

Boletos: 100 pesos en la entrada (Aprox. $8.50).

Teléfono: (044) 664-114-57-07.

En línea:

amfmf.com.

Transporte: Los autobuses saldrán hacia el festival cada dos horas desde San Ysidro, comenzando a las 2 p.m. el sábado. El último autobús regresará a la frontera a las 11 p.m. El boleto que incluye el transporte y la entrada al festival cuesta $8 si se adquiere en Turista Libre

(turista-libre.blogspot.com/).

Una gran pasión compartida por la música, específicamente el indie-rock, el hardcore punk y las diversas ramificaciones de la música electrónica, es lo que reunió a Argenis García, Marty Preciado y Pablo Dodero, los tres originarios de Tijuana. Ahora, con la tercera edición de su festival de música anual All My Friends, los tres productores de eventos esperan que su pasión ayude a impulsar un mayor reconocimiento de los lazos culturales que unen a su ciudad natal con San Diego y lugares aún más lejanos.

Casi tres docenas de actos se darán lugar el sábado durante el maratón de 13 horas de duración que contará con grupos de todas las edades, incluyendo a Tropical Popsicle de San Diego, Crystal Antlers de Long Beach, Maniqui Lazer de Mexicali y Los Macuanos de Tijuana, que algunos aficionados han considerado como un posible heredero del internacionalmente aclamado grupo Nortec Collective. El festival se celebrará en la Casa de la Cultura de Tijuana. All My Friends contará con presentaciones bajo techo y dos escenarios al aire libre. Arte visual, alimentos y artesanías enriquecerán los eventos musicales.

“Cada generación está pidiendo más, y más que sea de su comunidad. A través de la música esperamos borrar algunos de los estereotipos negativos sobre Tijuana”, dijo Preciado, de 25 años de edad.

García, de 28 años, asintió añadiendo: “Queremos ayudar a crear esos momentos en que las personas se reúnen y tienen una experiencia colectiva, donde toman la música y la hacen propia.”

El copromotor del festival, Dodero, de 31 años, fue a la escuela tanto en Tijuana como en Chula Vista, donde ahora vive. De adolescentes, él, Preciado y García asistían a conciertos a ambos lados de la frontera. Esta experiencia multicultural le ayudó a forjar sus perspectivas.

“Algunos de los espectáculos a los que asistimos en el Che Cafe (UC San Diego) y en SOMA nos inspiraron a llevar ese modus operandi a Tijuana”, dijo Dodero, que trabaja en el Music Studio en San Ysidro y toca en una banda Late Night Howl.

“Fui a la secundaria y parte de la preparatoria en San Diego, y los compañeros me prestaban sus álbumes. Así que me quedé con la curiosidad: ¿A otros jóvenes mexicanos les gustaría Pavement tanto como a mí? El concepto de All My Friends es la música como amistad.”

Es un concepto que parece estar funcionando bien.

La edición inaugural del festival en el 2010 contó con 12 grupos de Tijuana, en lo que esencialmente fue una fiesta de casa. El año pasado el número de bandas aumentó y con ello la asistencia subió de 800 a 2 mil personas. Este año, con grupos provenientes de lugares tan lejanos como Brooklyn, se espera un mayor crecimiento para All My Friends, evento que la revista española Plástica describe como “uno de los más importantes acontecimientos de música latinoamericana (y), en general, de la música mexicana”.

“Queremos ofrecer un espacio para que las nuevas bandas se escuchen y se descubran nuevos géneros”, dijo Preciado. “Queremos ayudar a erradicar la imagen de Tijuana como un lugar violento y peligroso”.