Tendencia de camiones de comida genera escrutinio

Tendencia de camiones de comida genera escrutinio

Tristan Walker and Monique Pannara sit down to a dinner from the food trucks behind them at the Seagrove Parking Lot in Del Mar on Wednesday.
Tristan Walker and Monique Pannara sit down to a dinner from the food trucks behind them at the Seagrove Parking Lot in Del Mar on Wednesday.

Después de recibir una serie de quejas de las empresas locales, Del Mar está echando un vistazo más de cerca a los camiones de comida que llegaron rodando a la ciudad recientemente.

Desde el 10 de octubre, seis camiones de alimentos han estado operando estacionados de las 5:30 p.m. a las 8:30 p.m. todos los miércoles.

Los miembros de la comunidad de negocios fijos han planteado una serie de inquietudes, desde los requisitos que debe haber sobre el diseño de los camiones, hasta el ruido y los olores que provocan, pero sobre todo, la competencia que significan.

“Me parece extraño que la ciudad esté permitiendo a la gente que venga y se apodere de nuestro negocio tan fácilmente”, dijo T. Patrick Stubbs, un residente de Del Mar y socio de Pacifica Del Mar. “Hay ciertos negocios como Del Mar Pizza que estoy seguro se verán afectados si se permite que esto continúe”.

Kathleen García, la directora de planeación de la ciudad y directora de desarrollo comunitario, dijo esta semana que los camiones de alimentos son una nueva y floreciente industria. Mientras que el código existente puede no aplicarse a estos negocios rodantes, los camiones de comida no están violando las regulaciones de la ciudad. Aunque inicialmente se les amonestó por el uso incorrecto de señalización y por sus técnicas de comercialización.

En una reunión el lunes por la noche, los miembros del consejo de Del Mar pidieron a la ciudad mirar más de cerca el fenómeno de los camiones de comida y su efecto en la comunidad, incluyendo el explorar la posibilidad de una moratoria a las licencias comerciales para este tipo de negocios.

“En general, existe la necesidad de contar con más información sobre el problema antes de adoptar cualquier decisión importante”, dijo Scott Huth, administrador de la ciudad.

El regidor Terry Sinnott dijo que es importante entender los efectos de esta industria en la comunidad a fin de avanzar responsablemente.

“Éste es un fenómeno nuevo que podría ser muy beneficioso para la comunidad, pero también podría ser muy perjudicial”, dijo. “No tengo una imagen completa de lo que son los aspectos positivos y cuáles son los aspectos negativos. Me gustaría tener una comprensión real de cómo este servicio beneficia a nuestra comunidad, beneficia a nuestros visitantes y beneficia a nuestros residentes.”

Christian Murcia, propietario de Curbside Bites y el organizador de los camiones de comida de Del Mar, dijo que esta reacción es “absolutamente común” de las ciudades y las empresas que no están familiarizadas con la tendencia de los camiones de comida.

“Es una cosa muy nueva”, dijo. “Ellos se asustan porque piensan que vamos a quitarles a todos sus clientes y llevarlos al cierre. Y simplemente no es el caso.”

Mientras que los regidores Lee Haydu y Sinnott acordaron que regular la competencia no es una de las metas del consejo, expresaron preocupación por el efecto económico que los camiones de alimentos tendrán en las empresas locales existentes.

“Siempre va a haber competencia”, dijo Haydu. “Pero sé de primera mano, porque he hablado con algunos de los propietarios de restaurantes, que su negocio ha bajado, incluso durante el verano. Tenemos que mirar todo esto con vista al futuro.”

Randy Gruber, propietario del restaurante Americana, dijo que está más preocupado por los esfuerzos de revitalización de la comunidad y quiere saber qué papel van desempeñarán los camiones de alimentos, si es que desempeñarán alguno.

“Le doy la bienvenida a la competencia”, dijo. “Espero que lleguen más restaurantes a la ciudad. Atraer más personas trae más negocio. Pero los camiones de alimentos, no estoy seguro si será una combinación adecuada.”

Murcia dice que los camiones de alimentos con frecuencia se dirigen a diferentes bolsillos que los consumidores de restaurantes tradicionales. En lugar de ser una opción a elegir, los camiones de alimentos se convierten en una noche extra de comer fuera. No ha notado que los camiones de alimentos afecten negativamente a las empresas locales.

“En último caso, hacen que trabajen más duro”, dijo. “Es una forma de asegurarse de que cada uno se esfuerce por proporcionar la mejor comida con los mejores ingredientes para sus clientes”.

Varias ciudades en el Condado de San Diego, incluyendo Encinitas y la ciudad de San Diego, están echando un vistazo a las normas existentes, para regular más adecuadamente a este nicho. Murcia dice que todo eso está muy bien, siempre y cuando los camiones de comida reciban un trato justo.

“Hay un montón de zonas grises en cuanto a los camiones de alimentos,” dijo Murcia. “Específicamente en Del Mar. No estamos aquí para estacionarnos enfrente de los restaurantes y robarles su negocio, pero sentimos que se nos debe permitir estar aquí.”

Stubbs dijo que los camiones de alimentos tienen una ventaja injusta.

“Abrir un negocio en Del Mar no es cosa fácil”, dijo. “Cuando el negocio va mal, no puedo cerrar mi paraguas, manejar 10 kilómetros y abrir al lado de otra persona. Es un campo de juego injusto.”

Murcia responde que cada restaurante tiene sus ventajas y sus desventajas. Los camiones de comida no pueden sacar provecho de artículos que dejan grandes ganancias como el alcohol y las sodas. La comida no puede comprarse a granel. Y si bien los costos iniciales son más bajos, los altos costos por alquiler de camiones y las varias licencias hacen que los gastos mensuales sean muy altos.

El miércoles, los residentes que visitaron los camiones de alimentos expresaron emoción ante esta nueva adición a la ciudad.

“Necesitábamos algo como esto”, dijo la residente Kim Tiffany, de 30 años de edad. “La comida es buena, y añade un entorno social muy agradable.”

Mike Uhrhammer y su esposa Lisa, ambos residentes de Del Mar por más de 12 años, tropezaron con los camiones de alimentos por casualidad y no podrían estar más satisfechos, dijeron.

“Esta es nuestra nueva actividad divertida”, dijo Uhrhammer.

“No se puede encontrar nada parecido a estas horas de la noche y es muy económico”, dijo su esposa. “Estamos muy contentos de que Del Mar tenga algo nuevo.”

El personal de la ciudad presentará su informe sobre los camiones de alimentos en la reunión ordinaria del consejo el 19 de noviembre.