Cine de categoría se pone cómodo en San Diego

Arclight Cinema en el centro comercial UTC.
Arclight Cinema en el centro comercial UTC. — UT San Diego

Empleados que se aseguran que haya silencio, cerveza, asientos reservados y menos gritos de bebés son las ventajas de Arclight Cinema, que abrió en el centro comercial Westfield UTC esta semana y está tratando de eliminar las incomodidades del cine moderno.

La cadena de cines de categoría eligió al área de UTC como su primer destino fuera de Los Ángeles. Esta es su quinta sucursal en el país y fue seleccionada por su proximidad y por el firme apoyo de sus habitantes al cine. Arclight cuenta con 14 pantallas y es parte de la renovación de mil millones de dólares que se está haciendo al centro comercial. La compañía ha estado luchando contra la disminución de la asistencia a las salas de cine, con esfuerzos para mejorar la experiencia.

“Llevamos 10 años mejorando la experiencia de ir al cine”, dijo Nora Dashwood, Directora de Operaciones de ArcLight. “Sentimos que hemos perfeccionado el concepto.”

El principal argumento de venta de ArcLight para los entusiastas puede ser ambiente de inmersión que se logra con las pantallas de gran capacidad de proyección digital y sistemas de sonido de primera calidad. Los empleados prohíben la entrada tarde y patrullan la sala para asegurarse de que la audiencia no está hablando ni enviando mensajes de texto durante la película. Además, se permite que los clientes compren e impriman sus boletos para el cine desde la casa, sin costo adicional.

La cadena también disuade a las personas de asistir al cine con niños menores de 2 años, mediante un cargo más alto por niños entre 2 y 12 años de edad. En las horas pico, los bebés tienen que pagar el mismo precio que los adultos. Otras cadenas como AMC, permiten que los niños menores de 2 entren gratis, con la excepción a veces de películas para adultos.

“Una de las mayores distracciones en el cine es el llanto de los bebés”, dijo Dashwood.

Todas estas ventajas cuestan: En ArcLight, un boleto para la nueva película de animación Wreck-It Ralph costará 13.75 dólares durante la hora pico de las 9 p.m. el viernes, esto constituye el 15 por ciento más de los 12 dólares que cuesta en cines de AMC y 17 por ciento más que los 11.75 dólares que cobra Ultrastar.

Arclight cobrará 39 por ciento menos que los 22.50 dólares que hay que pagar en los cines de lujo de Cinepolis, que ofrecen servicio de comida y sillones reclinables en sus salas, y permiten que los clientes reserven sus asientos con antelación.

Los cines de lujo son un intento de las compañías para contrarrestar la tendencia a la baja de la asistencia al cine. El año pasado, se vendieron 1.3 millones de entradas al cine en Estados Unidos y Canadá, la cifra más baja en los 10 últimos años, según la Motion Picture Association of America.

“Muchos cines están intentando ofrecer más beneficios y lujos para cobrar más”, dijo S. Siddarth, un profesor de marketing en el Marshall School of Business de la University of Southern California.

Arclight Cinemas tendrá un café y un bar, y como Cinepolis, Arclight permitirá a los clientes adquirir asientos reservados. Y aunque aún se proyectan cortos, Dashwood dijo que no hay publicidad antes de la película.