Edward y Bella dicen adiós a sus fans ante el alivio de Pattinson y Stewart

CINE TWILIGHT

— Cuatro años después del primer filme, la saga Twilight llega esta semana a su fin con el esperado desenlace de la historia del vampiro Edward y Bella, un romance que saltó a la realidad para delicia de sus millones de fans y que en el cine atrajo a espectadores por valor de 2.500 millones de dólares.

Mientras centenares de fanáticos de la épica saga acampan ya en el exterior del Teatro Nokia de Los Ángeles, donde mañana por la noche se celebrará la premier de la película, el resto de los espectadores tendrán que esperar al viernes, día programado para el estreno en todo el mundo.

Ese día será el principio del fin de un fenómeno que ha salido de las pantallas y que ha hecho de los protagonistas de las películas auténticos ídolos de adolescentes.

A ello ha contribuido sin duda el romance mucho tiempo anticipado de Robert Pattinson y Kristen Stewart, que tras mucho negarlo, reconocieron una relación que se rompió antes del verano cuando la actriz reconoció haberle engañado con Rupert Sanders, director de la película de Blancanieves que protagonizó junto a Charlize Theron.

Desde entonces, la ruptura de la pareja se convirtió en el culebrón del año, que culminó con la reconciliación hace pocas semanas, aunque hay informaciones que se plantean si todo esto no formará parte de la promoción del filme.

Aunque no parece que la película necesite mucha más promoción dada la expectación generada por su estreno, con ventas anticipadas récord en Estados Unidos y con expectativas que apuntan alto en lo que a taquilla se refiere.

Producida por Lionsgate responsable también de "The Hunger games" y con un presupuesto estimado de 131 millones de dólares, según la web especializada IMDB, el objetivo es superar los 709 millones de recaudación conseguidos por la entrega más exitosa de la saga hasta el momento, "New Moon" (2009).

Para ello, esta última parte de la historia se ha cuidado hasta en los más mínimos detalles incluso se ha encargado el tema principal a uno de los grupos más prestigiosos del panorama musical, Green Day y se ha limitado mucho la aparición de imágenes de la película e incluso la promoción por parte de los artistas.

Una quinta película que cerrará una historia salida de la imaginación de la estadounidense Stephenie Meyer, que publicó su primera novela, "Twilight", en 2005. Una hábil mezcla de vampiros, hombres lobo y amores adolescentes que daría lugar a otros tres libros "New moon", "Eclipse" y "Breaking dawn".

Una saga distribuida en 50 países y que ha vendido 116 millones de copias, según los datos de la web oficial de la escritora.

El inmediato éxito de la historia atrajo rápidamente el interés de Hollywood, que se puso manos a la obra para en 2008 estrenar la primera película, protagonizada por los entonces desconocidos Robert Pattinson, Kristen Stewart y Taylor Lautner, que contaban en aquel momento con 22, 18 y 16 años.

Con un presupuesto de 37 millones de dólares, la película consiguió situarse en el puesto 13 de las más vistas del año, recaudó 392 millones de dólares y, sobre todo, desató un fenómeno de fans como hacía tiempo que no se veía.

Pattinson y Stewart pasaron de la noche a la mañana a ser la pareja mas deseada por todo adolescente que se preciara y su posterior relación personal cumplió los sueños de todos los seguidores de la saga.

Cuatro años después y tras cinco películas interpretando a los mismos personajes, la pareja está saturada de Edward y Bella y se muestran encantados con que la aventura llegue a su fin.

En la presentación en Los Ángeles de "Breaking Dawn Part 2", Pattinson aseguró que el hecho de que las cinco películas se hubieran convertido en una franquicia era "aterrador" porque "te atrapa" y hace que "asuste cambiar", que a su juicio es "lo peor que puede ocurrir a cualquier que quiera ser artista".

Y de la misma opinión es la autora, que aseguró en una reciente entrevista con Efe que "poner fin a algo que ha sido parte de tu vida durante tanto tiempo tiene siempre algo de amargura".

Pese a ello, descartó continuar con la historia que le ha dado al fama.

La cuestión ahora está en ver si Stephenie Meyer, Robert Pattinson y Kristen Stewart son capaces de superar el peso de haber formado parte de esta saga vampírica.

Por Alicia García de Francisco