La boda de una famosa deportista hace sombra al XVIII Congreso del PCCh

CHINA CONGRESO

— La boda de una famosa deportista china, la saltadora de trampolín Guo Jingjing, seis veces medallista olímpica, hace sombra al XVIII Congreso del Partido Comunista de China (PCCh), del que saldrán los líderes del próximo decenio.

El Congreso está hoy presente en redes sociales y foros de internet, pero muchos internautas se decantan por comentar la boda de Guo con el millonario hongkonés Kenneth Fok, que empezó el jueves pasado, duró varios días y se rodeó de toda clase de lujos.

Los internautas prefieren criticar el vestido de novia de Guo o hablar de la belleza de su madre el comentario más repetido en los foros que analizar el árido discurso de más de hora y media que ha pronunciado el presidente chino, Hu Jintao, en la apertura hoy del congreso comunista.

Guo, retirada de la competición en 2011, es una de las mejores saltadoras de trampolín de todos los tiempos y una de las deportistas chinas con más medallas olímpicas (cuatro de oro y dos de plata en Sydney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008).

La deportista inició su relación con Fok, miembro de una de las familias más ricas de Hong Kong, hace ocho años, aunque es costumbre que muchos atletas de elite en el país no hagan públicos sus amoríos o contraigan matrimonio hasta después de su retirada, muchas veces por imposición de sus federaciones y entrenadores.