Político en camino a la fama es un líder con los pies en la tierra

Político en camino a la fama es un líder con los pies en la tierra

El regidor Todd Gloria.
El regidor Todd Gloria. — John Gibbins

Todd Gloria

Ocupación: Presidente del Consejo de San Diego.

Edad: 34

Familia: Soltero

Educación: Licenciado en Historia y Ciencias Políticas de la University of San Diego.

Antecedentes Laborales: Trabajador estudiante, Agencia de Salud y Servicios Humanos de San Diego, 1994-2000; representante de la comunidad para la Rep. Susan Davis, 2001-03; director de distrito para Davis, 2003-2008; concejal del Ayuntamiento de San Diego 2008-presente.

Todd Gloria se describe a sí mismo como un maniático del orden. Limpia obsesivamente las cosas; así que cuando ve un bache —cualquier defecto— en el Consejo, toma su solución como una responsabilidad personal.

Ahora que Gloria ha ascendido al puesto de presidente del Ayuntamiento de San Diego, está llevando su necesidad de limpieza a un nuevo nivel. Su primera acción fue convocar a una medida electoral para el 2014 o 2016 que podría implicar un aumento en los impuestos para hacer frente al retraso de la ciudad en materia de infraestructura, lo cual implicaría una inversión de casi 900 de dólares para lograr lo que él ha dado en llamar las calles sexys para todo San Diego.

El hecho de que Gloria, de 34 años de edad, haya ascendido tan rápidamente en las filas políticas demócratas y tenga planeado utilizar su nuevo puesto para entrar en acción no les sorprende a quienes han trabajado en estrecha colaboración con él.

A menudo recibe elogios por sus habilidades oratorias, su mente inteligente y su personalidad humilde que lo hacen popular dentro y fuera de la Alcaldía.

No tuvo oposición para la reelección en este año y obtuvo el apoyo unánime para ser presidente del consejo por parte de sus colegas- cuatro demócratas y cuatro republicanos.

“Mucha gente reconoce que es muy inteligente y agradable, pero no creo que le dan suficiente crédito”, dijo el líder sindical Michael Zucchet, un ex concejal.

“Él es uno de los mejores y más competentes comunicadores en el gobierno de la ciudad, y eso es una gran ventaja. Por eso, tiene las habilidades y la capacidad de liderazgo que lo hacen un presidente perfecto para el Ayuntamiento, y es un papel en el que yo esperaría verlo prosperar. Además, creo que también representa bien a la ciudad”.

Durante su inauguración el lunes pasado, Gloria planteó su visión para la ciudad.

“Los residentes de San Diego pueden contar conmigo para mantener la disciplina fiscal que nos ha permitido restaurar los horarios de las bibliotecas, contratar más policías y poner fin a los días sin bomberos (Brown outs)”, dijo Gloria.

“Nos aseguraremos de que las reformas que hemos hecho no sean la aberración de una administración, sino una parte permanente de la cultura del Ayuntamiento… Con esta base financiera sólida, el Ayuntamiento seguirá presionando enérgicamente para reparar nuestras carreteras. No voy a parar, recuerden mis palabras, no voy a parar hasta que todos los caminos de la Ciudad de San Diego sean calles sexys”.

Es posible que Gloria pudiera servir como presidente del consejo durante cuatro años — hasta que los límites del periodo de gestión lo obliguen a dejar el puesto en el 2016 — lo que le daría una enorme influencia sobre la dirección de la ciudad conforme establece la agenda legislativa.

Humildes comienzos

La Armada trajo a cada uno de los abuelos de Gloria a este país en la década de 1920.

Su origen étnico es una mezcla de holandés, filipino, puertorriqueño y nativo americano (la tribu Tlingit de Juneau, Alaska).

El hijo de una criada y un jardinero, creció en Clairemont y se graduó de la Escuela Preparatoria Madison.

Como estudiante de primer año de secundaria, Gloria fue elegido por la Aaron Price Foundation Fellowship, que enseña a los jóvenes multiétnicos sobre el liderazgo y la responsabilidad cívica, una actividad a la medida para un niño cuya idea de diversión era ver convenciones políticas.

Ahí es donde conoció por primera vez a la representante demócrata de San Diego, Susan Davis, que era entonces la directora ejecutiva del programa.

“No puedes saber con seguridad a dónde irán estos estudiantes, pero algunos de ellos destacan en parte por su entusiasmo y su energía, y Todd era uno de ellos”, dijo Davis.

Más tarde, Gloria trabajó como representante de la comunidad y luego como director de distrito para Davis antes de ser elegido para el Consejo en el 2008.

“Creo que es una persona excepcional. De verdad lo creo”, dijo Davis.

“Creo que va a distinguirse como una de las personas más talentosas, llenas de energía y consideradas que hemos visto ocupando un cargo público... Tiene una especie de naturalidad que hace que la gente se sienta pronto a gusto con él, muy fácilmente”.

Gloria es considerado por muchos como un futuro candidato para el Congreso o para la alcaldía de San Diego, aunque a veces ha estado en desacuerdo con el Partido Demócrata y los partidarios de los trabajadores. Un grupo de trabajadores a principios de este año le dieron una calificación de “D” por su participación apoyando grandes proyectos cívicos tales como la expansión del centro de convenciones.

Gloria también ha prometido mantenerse atento a las acciones del nuevo alcalde Bob Filner, un demócrata, y ambos han expresado su desacuerdo sobre si la ciudad debe seguir aceptando ofertas competitivas del sector privado para cubrir ciertos servicios.

Gloria también recibió críticas por parte de algunos republicanos por solicitar una iniciativa de infraestructura que muchos ven como un ensayo para el aumento de impuestos que tiene pensado empujar desde su primer día como presidente.

“Es alentador que Todd Gloria haya demostrado que no es un reflejo exacto de Bob Filner, que está en el extremo izquierdo de la extrema izquierda del espectro, pero es decepcionante ver que habla acerca de un incremento de impuestos cuando los californianos ya están sobrecargados y las reformas importantes en favor de los contribuyentes están en peligro”, dijo Ron Nehring, ex presidente de los partidos republicanos locales y estatales.

Una persona común

Gloria vive en un departamento de apenas 400 metros cuadrados en Hillcrest (la redistribución distrital lo obligó a mudarse de su casa en City Heights para poder ser reelegido, pero no ha podido vender la casa que dejó porque vale menos de lo que debe).

Es gay y está soltero (“¿Le puedes poner soltero y solitario?”, bromeó).

Musicalmente le gusta Rick Ross, Ludacris, Jay Z and Mary J. Blige. No cocina. Y es adicto a la comida rápida.

“Puedes tranquilamente ir a cualquier Jack in the Box en mi distrito”, dijo. “Van a saber quién soy.”

Por si te interesa, la Ultimate Cheeseburger es su favorita.

A diferencia de algunos políticos, Gloria está dispuesto a compartir datos personales como esos por un motivo.

“Creo que en este trabajo, la gente siempre está tentada a pensar que no eres humano, ¿no?”, dijo. “Ya sea por el hecho de que me gusta mantener la casa muy limpia o porque me gusta la música rap, o por lo que sea, espero que eso le ilustre a la gente que soy como ellos”.

Una de las cosas de las que se enorgullece enormemente —y recibe críticas muy favorables por ello en Twitter— es su sentido del estilo. Generalmente usa trajes de buen corte y corbatas muy coloridas.

Dijo que su secreto es un buen sastre, y no ir de compras a lugares caros como Nordstrom.

“Estoy siempre consciente de que represento a 150 mil personas, y quiero que estén orgullosos de quien se sienta a dar la cara por ellos, que no es un fachoso con una camisa sucia y zapatos de mal gusto”, dijo.

Sus amigos cercanos, como Jason Anderson, dicen con aplomo que la naturaleza aterrizada de Gloria no es solo una fachada.

“Creo que lo que se ve cuando está sentado detrás del estrado en el Ayuntamiento es exactamente lo que es en la vida real”, dijo Anderson, vicepresidente de CleanTECH San Diego. “Es tan dedicado a sus amigos como lo es con su electorado… Tiene un empuje que no se encuentra muy a menudo en otras personas, y no se encuentra a menudo entre los políticos.

Su corazón está en el lugar correcto.

El que sea presidente del Consejo no se trata de él en lo absoluto. Se trata de la comunidad a la que sirve”.