Azzul detrás de los colores de Madame Ur

Azzul detrás de los colores de Madame Ur

Azzul Monraz.
Azzul Monraz. — Omar Millán • Enlace

Azzul Monraz, la espigada tijuanense de rostro almodovariano de 33 años detrás de Madame Ur y sus Hombres, ha construido desde esta frontera una sólida carrera en la música sin necesidad de emigrar al centro del país ni hacer concesiones, y ello la ha convertido en una rara figura artística de Tijuana.

Es como esas estrellas antes de serlo de las que se sabe llegarán lejos y a las que la gente suele referirse como, “yo la conocí antes de que fuera famosa. Ella pertenecía a mi pasado y no me gustaba hablar de ella con nadie para que el recuerdo solo fuera mío”.

Líder de una banda de música con sonido propio y personaje de antología, protagonista de una obra de teatro y un espectáculo homenaje a Agustín Lara, requerida por la Orquesta de Baja California (OBC) para revivir tandas de música que se interpretaban en al antiguo Casino Agua Caliente y accesible aún en las redes sociales, Monraz se abre camino sin pisar lugares comunes.

“Cuando te quieres dedicar a la música lo que más recibes son negativas; entonces se te vuelve una personalidad en la que escuchas pero esas negativas, esas críticas, las transformas en gasolina”, dijo.

Con la banda Madame Ur y sus Hombres ha grabado las producciones independientes Men & Pearl Necklaces (2008) y Animal Man (2011); y una versión electrizante del tema Un mundo raro, el clásico de José Alfredo, incluida en el disco La Chamana (2012), tributo a Chavela Vargas.

Y en enero del próximo año grabarán el tema musical principal de la segunda temporada de la serie web El porvenir

(elporvenirlaserie.com), que estará a la venta en itunes. Además, dijo, en el 2013 grabarán su tercer álbum original.

Pero este año Monraz ingresó a un mundo que aparentemente era ajeno a la banda musical que encabeza y, sin embargo, “estaba dentro de ella” por medio de la herencia de su abuela materna Soco Monge, media hermana del compositor Chucho Monge, autor de México Lindo y Querido.

La actuación de Azzul en la obra La luna te lo dirá, una producción musical del Cecut basada en canciones de Francisco Gabilondo Soler Cri-Cri dirigida por Luis Martín Solís, fue una de las más aplaudidas en su reposición en marzo pasado.

Al igual que su participación en el espectáculo Las Tandas de Agua Caliente, en julio pasado, cuando junto a la OBC y Hernán Del Riego interpretó canciones de María Conesa de los 1920 y 1930.

Y casi paralelamente ofrecía el espectáculo en el estado Buenas noches tristeza, con el pianista Roberto Salomón, en el que cantaba temas de Agustín Lara, José Alfredo Jiménez y Liliana Felipe.

“Es hasta ahora que he interpretado canciones de otros autores y pareciera que han estado conmigo desde hace mucho tiempo, porque curiosamente los escuchaba con mi abuela”, dijo.

Soco Monge ha sido una gran inspiración para ella, dijo, no solo en esta nueva etapa sino inconscientemente desde la creación de Madame Ur y sus Hombres.

Gran parte de la personalidad de la Madame —el alter ego de Azzul, una chica desinhibida, de acento sudamericano, sensual y pícara— es su abuela, a la que acompañó de niña en muchos concursos de canto en la radio local.

“Ella era muy bohemia, fumaba. Recuerdo que cuando entraba a la casa de mi abuela era como la casa de una superestrella, había muchas fotos, retratos, había una fotografía de ella muy grande en blanco y negro, muy glamorosa, fumando, era una foto increíble.

“Ella estaba siempre muy arreglada, muy perfumada, combinada siempre. Fue muy conocida en la radio de Tijuana porque además de sus programas de concursos hacía labores altruistas con los presos de la cárcel”, dijo.

Lo otro que le ha traído a su memoria en este viaje actual es a la niña que fue. Aquella que a los nueve años, mientras estudiaba pintura en la Casa de la Cultura descubrió que la música sería su vida, tras una audición en el musical Jesucristo Superestrella, donde su hermana mayor Inés Monraz, también cantante, hacía el papel de María Magdalena en una producción local.

Le siguieron decenas de cursos y talleres de teatro, danza, literatura y artes plásticas que se ofrecían en la ciudad, una licenciatura en artes en la universidad, performance, pinturas e incursiones en proyectos musicales con sus hermanas Ubhy, Aurely (hoy cantante del grupo de reggae Somos Uno) e Inés (cantante actualmente de Americanova), y otros músicos locales.

Azzul parece que no ha perdido ese rostro que ponen los niños cuando algo los emociona. Se sabe una joya inexplorada aún en el resto del país y, a pesar de que señala que el proceso para darse a conocer ha sido lento, sueña con llegar lejos, muy lejos.

 
-

Comentarios

Sea pertinente, respetuoso, honesto, discreto y responsable. Términos completos